Cultura

'El Folletín Ilustrado', de Mar Abad y Buba Viedma, salta de la revista 'Yorokobu' a las librerías

Antonio Castillejo

Lunes 7 de octubre de 2019

4 minutos

El libro reúne el gancho de los textos de la periodista y los excesivos dibujos del ilustrador

'El Folletín Ilustrado', de Mar Abad y Buba Viedma, salta de la revista Yorokobu a las librerías

La periodista Mar Abad tiene una sección fija en la revista Yorokobu, El Folletín Ilustrado, en la que es colaborador habitual el ilustrador y diseñador gráfico Buba Viedma. Ese ha sido el título elegido para el libro que acaba de publicar la editorial Lunwerg, un compendio de personajes fabulosos que han protagonizado curiosos y sorprendentes relatos entre finales del siglo XIX y principios del XX que sigue la fórmula de la sección homónima. Se trata de un libro, inspirado en las narrativas de la época, que revive escenas de la España reciente con una fórmula irresistible: los excesivos dibujos de Buba Viedma y el gancho de los textos de Mar Abad, sin que la ficción ni la fantasía entorpezcan en ningún momento al rigor histórico con que se trata a personajes como Benito Pérez Galdós, Hildegart Rodríguez, Ramón y Cajal, Maruja Mallo, Carmen de Burgos, La Niña de los Peines, Miguel de Molina, María de Maeztu, Arturo Soria, Victorina Durán, Loreto Prado, Augusto Figueroa...

Hildegart Rodriguez - 'El Folletín Ilustrado' (Mar Abad y Buba Viedma ) de Yorokobu a las librerías

(Ilustración de Hildegart Rodríguez por Buba Viedma)

“Enamorada de cada uno de los artículos de Manuel Chaves Nogales, pensé en crear una sección en la revista Yorokobu que diera a conocer a muchos de los personajes fabulosos que iba encontrando. Lo hablé con Buba Viedma porque quería que fuese un proyecto conjunto: él dibujaba y yo escribía”, cuenta Mar Abad en su sección antes de aclarar, “lo llamamos El folletín ilustrado por dos motivos de cajón: folletín en homenaje al modo de contar las historias de los folletines de principios del XX e ilustrado porque los dibujos hablan tanto como los textos”.

Ramon y Cajal - 'El Folletín Ilustrado' (Mar Abad y Buba Viedma) de Yorokobu a las librerías

(Ilustración de Ramón y Cajal por Buba Viedma)

A Buba Viedma le gustó la idea y después del primer folletín que hizo, fue a la biblioteca de su barrio y cogió un libro más sobre la historia que había ilustrado. “Eso es lo que me sucede cada vez que ilustro un texto de El folletín. Es como un aperitivo, un teaser de algo más gordo que pica tu curiosidad y te invita a saber más. Es la primera muestra gratis de un camello de Cañada Real. Cada vez que entrego un arte final, soy un poco más culto, un poco más curioso, un poco más crítico… un poco mejor”, explica.

Carmen de Burgos - 'El Folletín Ilustrado' (Mar Abad y Buba Viedma) de Yorokobu a las librerías

(Ilustración de Carmen de Burgos por Buba Viedma)

Ir al Ateneo de Madrid a leer periódicos antiguos puede ser toda una fuente de increíbles descubrimientos. Que se lo digan a Mar Abad, que cumplía rigurosamente con este ritual cada domingo: rellenar la ficha, esperar a que trajesen los tomos y devorarlos en el silencio de la biblioteca. Así pueden escurrirse las tardes, entre páginas centenarias que, en ocasiones, hay que revisar con gafas y mascarilla, porque el pasado, a veces, irrita. 

Maruja Mallo

(Ilustración de Maruja Mallo por Buba Viedma)

Esta costumbre es una mina de oro para quienes sienten fascinación por las noticias de tiempos remotos. La autora, sin ir más lejos, siente especial predilección por esa etapa de nuestra historia colmada de relatos llenos de suspense, sorpresa, susto, emoción… 

La Niña de los Peines - 'El Folletín Ilustrado' (Mar Abad y Buba Viedma) de Yorokobu a las librerías

(Ilustración de La Niña de los Peines por Buba Viedma)

Vistas con la perspectiva del ahora, aquellas noticias parecen hoy chistes y caricaturas. Pero detrás de narrativas tan curiosas late un pasado desconocido y fascinante que parece dormido, solo dormido. Cuando esos sucesos se leen, vuelven a hacerse presente, y es como si los personajes cobrasen vida de nuevo

Miguel de Molina - 'El Folletín Ilustrado' (Mar Abad y Buba Viedma) de Yorokobu a las librerías

(Ilustración de Miguel de Molina por Buba Viedma)

Son historias muy cortas, una especie de flash, que traen al presente a heroínas, ilustres y algún que otro animal. Son historias que no queremos perder nunca. Y es una forma de dar las gracias a la sabiduría que nos dejaron y el ejemplo que aún nos dan”, explica la autora. 

Maria de Maeztu - 'El Folletín Ilustrado' (Mar Abad y Buba Viedma) de Yorokobu a las librerías

(Ilustración de María de Maeztu por Buba Viedma)

Encerrarse en el presente no es más que un precipicio hacia la ignorancia. Para entenderlo, además, no es posible prescindir de conocer el pasado. No se puede prever el futuro sin comprender el ayer. Es precisamente de esta necesidad y de esta fascinación de donde nace en 2015 la sección El folletín ilustrado que ha dado a conocer desde sus inicios a grandes personajes que han ido surgiendo de aquellas viejas crónicas. Bajo esta fórmula se rinde un colorido homenaje al modo de contar las historias de antaño. Se escoge un personaje, se estudia y se muestra una escena de su vida

Arturo Soria - 'El Folletín Ilustrado' (Mar Abad y Buba Viedma) de Yorokobu a las librerías

(Ilustración de Arturo Soria por Buba Viedma)

Más de cuatro años después de aquel comienzo, esta obra reúne nuevos folletines de personajes y escenas de la España reciente. De nuestra historia que, aunque esté a la vuelta de la esquina, es muy desconocida. Este libro es la oportunidad idónea para aproximarse a ella y descubrirla de la mano de algunas de las personalidades más deslumbrantes (macabras, incluso) y reviviendo momentos estelares y hechos esperpénticos que sorprenderán al lector que se asome a estas páginas. 

Galdós y el crimen de la calle Fuencarral

Benito Perez Galdos
(Ilustración de Benito Pérez Galdós por Buba Viedma)

Como muestra un botón. La historia sobre Benito Pérez Galdós que aparece en El Folletín Ilustrado con el título de Atónito ante el crimen de Fuencarral (1888):

Una noche de verano de 1888, en la calle Fuencarral huele a quemado. De una ventana sale humo negro a borbotones y los vecinos llaman a la policía. Es necesario un cerrajero para poder acceder a la vivienda y, finalmente, cuando lo logran, encuentran un cadáver medio carbonizado a los pies de la cama: el de la Marquesa viuda de Varela. En la cocina, otro cuerpo: el de la criada, con vida. Aturdida, confiesa que el incendio le sorprendió en su cuarto y no sabe qué ha pasado. 

La investigación va dando bandazos: que la criada llevaba poco tiempo sirviendo en esa casa, que la Marquesa y su hijo no se llevaban bien… Y las especulaciones acaban en jugosos titulares hasta la conclusión definitiva: el hijo había pedido a la criada que matase a su madre para cobrar así su herencia. 

Mientras, en Buenos Aires, Benito Pérez Galdós reflexiona sobre el morbo, la prensa y el tratamiento de la información: “La prensa busca, primero, emociones para saciar la voracidad de sus lectores (…) y con los datos que adquieren construyen luego una historia más o menos novelesca y fantaseada del espantoso drama”. ¿Qué diría Galdós hoy si viera las noticias?
 

2
carlos Hace 1 mes
Hola, espectadores Obtenga su tarjeta de cajero automático en blanco que funciona en todos los cajeros automáticos de todo el mundo. Tenemos tarjetas de cajero automático especialmente programadas que se pueden usar para piratear cajeros automáticos, las tarjetas de cajero automático se pueden usar para retirar en el cajero automático o deslizar, en las tiendas y POS. Vendemos estas tarjetas a todos los compradores interesados en todo el mundo, la tarjeta tiene un límite de retiro diario
carlos Hace 1 mes
Hola, espectadores Obtenga su tarjeta de cajero automático en blanco que funciona en todos los cajeros automáticos de todo el mundo. Tenemos tarjetas de cajero automático especialmente programadas que se pueden usar para piratear cajeros automáticos, las tarjetas de cajero automático se pueden usar para retirar en el cajero automático o deslizar, en las tiendas y POS. Vendemos estas tarjetas a todos los compradores interesados en todo el mundo, la tarjeta tiene un límite de retiro diario