Cultura

¿Sabes que España creó sus propios torneos medievales? Eran los juegos de cañas

Teresa Rey

Domingo 15 de marzo de 2020

2 minutos

Aunque su origen es árabe, en nuestro país se creó toda una tradición entre los siglos XVI y XVIII

Sabes que España creó sus propios torneos medievales. Eran los juegos de cañas (Wilkimedia Commons)

Las plazas mayores de las ciudades y pueblos de España han sido escenario de múltiples actividades. Además de convertirse en lugares de exhibiciones varias y ejecución de malhechores, entre los siglos XVI y XVIII, fue común en nuestra geografía el juego de cañas. Este era una especie de torneo o justa, pero transformado en una demostración militar lúdica. Las explanadas de las plazas principales se transformaban para que el pueblo llano pudiera deleitarse con un juego que eliminó la peligrosidad de los eventos similares que se celebraban en otros lugares de Europa. En nuestro país hay documentación sobre la celebración de estos juegos en la Plaza Mayor de Madrid, en la de Chichón y en otros muchos rincones de Andalucía, donde se habla incluso de una explanada en la Alhambra para practicarlos, y del resto de nuestra geografía.

¿Origen árabe?

El origen del juego de cañas es incierto, pero se cree que es árabe y que se introdujo como costumbre por el sur de nuestro país. En un principio, se constituyeron como una preparación previa para el combate, ya que se practicaban distintas formaciones militares, pero con el tiempo se tornaron es un espectáculo de índole festivo.

Con la intención de disminuir la peligrosidad de las justas que se celebraban en otras regiones, se establecieron unas reglas muy estrictas de modo que el no cumplirlas implicaba la sanción y posible expulsión del juego. Normalmente estas exhibiciones consistían en jinetes (nobles) que colocados en hileras se lanzaban cañas como si fueran lanzas normales, y que debían detener con sus escudos.

Se seguían estrategias militares de combate, con cargas de las que se podían huir haciendo círculos o semicírculos. También había muestras de los nobles que montados sobre sus caballos portaban unas cañas más largas y realizaban distintas proezas dejando boquiabiertos a los presentes. El espectáculo era variado y se basaba en varias acciones relacionadas con la batalla, lo cual no era de extrañar teniendo en cuenta los numerosos conflictos de la época.

Las fiestas más populares

Manuel Hernández Vázquez, autor de El juego de cañas en la España Medieval y Moderna, asegura que este entretenimiento junto con los toros, probablemente constituyeron la manifestación deportiva más popular durante el siglo XVII en nuestro país. El rey Felipe IV era un apasionado de los mismos e incluso participaba en algunos de los torneos.

En la Plaza Mayor de Madrid, estos torneos están documentados, así por ejemplo se habla del momento en el que visitó la ciudad el príncipe de Gales, Carlos Estuardo, en cuyo honor se celebraron diversos festejos tales como corridas de toros, juegos de cañas, comedias, etcétera.

Con la llegada de los borbones al poder esta tradición comenzó a caer en desuso debido a que estos monarcas no participaban en ella y no se encargaron de fomentarla, hasta que en el siglo XVIII desaparecieron del todo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?