Sociedad

Envejezando, ¿cómo serán los mayores en 2050?

Pablo Recio

Sábado 25 de mayo de 2019

3 minutos

La exposición pretende poner a los más jóvenes en la piel de las personas mayores del futuro

Envejezando, ¿cómo serán los mayores en 2050?

El proyecto Envejezando, creado por la arquitecta Paz Martín, pretende que el visitante viaje a un utópico 2050 y que vea cómo vivirán los mayores del futuro. Con esta exposición, fruto de cuatro años de investigación demográfica previa, se pretende hacer una crítica a la sociedad actual y analizar cómo debería ésta adaptarse a los intereses de las personas de más edad.

¿Se podrán diseñar objetos ortopédicos personalizados?, ¿bajará el precio de la domótica? o ¿se adaptarán las ciudades a la tercera edad? son algunas de las preguntas a las que trata de responder Martín en esta exhibición. Y es que ella tuvo que preguntárselo ya que su padre, que padecía una enfermedad parecida al Parkinson, estuvo durante tiempo en silla de ruedas y tuvo que enfrentarse a una ciudad poco accesible.

"Todo lo ortopédico le parecía feo", recuerda. A raíz de esto y de ver como, en ocasiones, trataban a su padre "como si fuese tonto", decidió interesarse por cómo, desde la arquitectura y el diseño, se podría adaptar el entorno a las personas mayores. Desde entonces, su exposición, resultado de sus años de análisis demográfico, ha pasado por ciudades como Madrid, San Sebastián, Pamplona y Burgo de Osma y actualmente busca nueva localidad para albergarla. 

"Pretendo que todo el mundo entienda que vamos a ser mayores. Me interesa que los visitantes se pongan en esa piel", explica. Para cumplir con esta misión fundacional, la muestra incluye, entre otros objetos: "las Adidas abuelo", unas zapatillas diseñadas para que cueste andar, diferentes tipos de batas customizadas, la famosa silla de Rietveld (paradigma del diseño) equipada con ruedas y bancos sobreelevados, donde es difícil sentarse.

Además, se presentan multitud de datos demográficos, para que los visitantes se puedan hacer una idea de cómo será la sociedad del futuro tanto desde el punto de vista de las ciudades, de las viviendas y del perfil de mayor.

EnvejezANDO.

No son ciudades para mayores

"La arquitectura está pensada para un modelo de familia que ya no existe. No hemos resuelto una serie de aspectos que no tienen tanto que ver con la discapacidad sino con el tiempo", apunta Martín. Según ella, las casas siguen estando pensadas para familias jóvenes con tres hijos pero la sociedad ha cambiado.

Prueba de ello, es que el baño, lugar en el que los mayores suelen pasar más tiempo, "es un espacio oscuro, sin ventanas", y no está pensado para estar ratos largos. "Mi padre tardaba dos horas en afeitarse, ¿por qué en las viviendas no hay un tocador en el que poder tirarse cuatro horas?", se pregunta. 

Así, un problema añadido es que la movilidad de domicilio no suele ser común en España. "Hay mucha gente mayor que tienen casas gigantescas y no las pueden dividir, ni mantener o alquilar una parte", señala. Y añade: "Muchos de ellos se cambiarían a una vivienda mucho más pequeña".

De igual manera, mucha de "la gente que ahora es mayor viven en casas de los años 60 que se construyeron durante el desarrollo de las ciudades". "No tienen accesibilidad y, a veces, es imposible incluso colocar un ascensor porque no cabe", sostiene. 

EnvejezANDO  2.

Posibles soluciones

Para responder a este tipo de necesidades de los mayores, se suele plantear el Cohousing (viviendas compartidas) como una solución pero, en opinión de Martín, "no todo el  mundo quiere vivir así, esperar tanto tiempo o estar en un proceso participativo". 

Otra solución podrían ser las llamadas "Ciudades del Mayor", urbes diseñadas sólo para personas de más de 65 años con todos los servicios necesarios para ellos. No obstante, la arquitecta piensa que responden más a una lógica anglosajona (las hay desde los años 60 en Estados Unidos) y "es un modelo que segrega a las personas". En España, "la mayoría quieren quedarse en sus casas y no estar con personas de la tercera edad", asegura. 

Por otra parte, el modelo de residencias español no está adaptado a las personas de más edad en muchos casos por lo que la solución más factible parece ser, a su parecer, reformar éstas y adaptar las viviendas de los mayores para que puedan vivir cómodas en ellas. De esta manera, la arquitecta critica que se construyan viviendas para jóvenes a precio asequible pero que no se haga lo mismo con el colectivo de los mayores, teniendo en cuenta que cada vez son más. 

Asimismo, no sólo se deberían hacer más habitables las viviendas sino que las ciudades también deben de cambiar. Según Martín, es muy sencillo hacerlo. Para ella, ya sería un buen comienzo con que cada 200 metros haya bancos, los "coches no te invadan", esté todo bien iluminado y se hagan accesibles los "comercios para los mayores, con colas lentas para ellos" y lo demás edificios. Sólo hace falta voluntad, a su parecer.

0

No hay comentarios ¿Te animas?