Sociedad

Qué fue de Eva Nasarre, la gimnasta que puso de moda el aeróbic

Teresa Rey

Foto: rtve.es

Domingo 6 de octubre de 2019

2 minutos

Se hizo famosa por su simpatía y naturalidad a la hora de dirigir el programa 'Puesta a punto'

Qué fue de Eva Nasarre, la gimnasta que puso de moda el aeróbic

Allá por los años 80 la figura esbelta de la gimnasta Eva Nasarre puso de moda el aeróbic e hizo famosa una prenda en nuestro país: los calentadores. Gracias a su simpatía y sinceridad frente a las cámaras muchas personas la empezaron a seguir a través de su programa de televisión, convirtiéndose en la Jane Fonda española. ¿Te acuerdas de ella? ¿Sabes a qué se dedica ahora Eva Nasarre?

Una chica simpática

Esta joven leridana nacida en 1960, de aspecto frágil pero a la par ágil, se convirtió en todo un modelo de vida sana gracias a sus programas televisivos. El primero de ellos, Puesta a punto, se emitió en la TVE 2, el 3 de octubre de 1983 y en ella aparecía como monitora de aeróbic animando a los telespectadores siguieran sus ejercicios desde casa.

Era su primera aparición ante las cámaras, pero su naturalidad y simpatía encandiló enseguida a los televidentes y alcanzó una gran popularidad. Bastó solo un año para se convirtiera en el segundo programa de producción propia de TVE más visto después de La clave.

Ante la gran acogida que tuvo este espacio deportivo decidió integrarse en la programación matinal de la uno de TVE, pasándose a llamar En marcha. Esto ocurrió en 1985, pero en esta ocasión solo estuvo emitiéndose durante un año. Así pues a partir de 1986 ya no se volvió a ver a la gimnasta en televisión.

Eva Nasarre 2

 

El anonimato y la enfermedad

La profesional se retiró de la pequeña pantalla y la vida pública. Se casó por segunda vez y se instaló en Caldas de Montbui, un municipio de Barcelona. Allí se dedicó a algo totalmente ajeno al mundo del deporte, pues ejercía de trabajadora social en un centro residencial. En el año 1998 se divorció de su segundo marido, un proceso que no resultó agradable y que coincidió poco después con el diagnóstico de una artritis reumatoide grave.

Esto ocurrió en el año 1999, y la progresión de la enfermedad llevó a la presentadora a una silla de ruedas. Tuvo, por tanto, que dejar el mundo laboral, pero esto supuso que se quedara inactiva.

Su actividad principal a día de hoy es ayudar a las personas que como ella son dependientes. De hecho, en 2015 recibió el premio Ana Tutor por compromiso por la igualdad y su lucha contra la discriminación. Actualmente colabora con algunas organizaciones como la Plataforma en Defensa de la Ley de Dependencia de Castilla-La Mancha, y sigue luchando por este colectivo y las injusticias sociales realizando diversas acciones.

0

No hay comentarios ¿Te animas?