Practicopedia

Coronavirus: Claves para afrontar la incertidumbre ante la crisis de la pandemia

Rosa Roch

Foto: BigStock

Lunes 2 de noviembre de 2020

1 minuto

La capacidad de adaptarse a los cambios facilita poder afrontar la nueva realidad

Coronavirus: Claves para afrontar la incertidumbre ante la crisis de la pandemia

La pandemia del Covid-19 está trastabillando nuestros días. Cambios constantes, dudas sobre qué pasará mañana o la semana que viene, cómo será este año la Navidad, cuánto durará el estado de alarma que se ha decretado, o el toque de queda en muchas comunidades, cuándo habrá vacuna…

La incertidumbre produce inquietud y nerviosismo porque las personas necesitamos tener las cosas bajo control y cuando no podemos controlar la situación se generan episodios de ansiedad y estrés que nos imposibilitan para poder tomar decisiones y afrontar el presente.

Esta nueva ola de coronavirus llega en un periodo en que se juntan diferentes factores que hacen que, emocionalmente, estemos más flojos: días con menos luz, cambio de horario, el otoño -una estación relacionada con la melancolía- y la llegada de bajas temperaturas.

Según los especialistas existen algunas claves y consejos que podemos seguir para hacer que la incertidumbre juegue a nuestro favor y, de ella, podamos extraer nuevos aprendizajes y formas positivas de vivirla que nos ayuden a gestionar las emociones.

bigstock Senior man relaxing at home an 371046139

 

Alimenta el pensamiento positivo

Encontrar el positivismo dentro de la incertidumbre es la base para poder afrontar cualquier situación. Eliminar pensamientos y comportamientos que alimentan la intolerancia a la incertidumbre, al no saber, permitirá abrir la puerta a pequeños cambios que nos llevarán a una actitud positiva frente a momentos complicados.

  • Aprende a dedicar los primeros minutos del día a prestar atención a aquellas cosas que pueden hacerte ver el entorno con mejores ojos. No te centres en noticias que puedan favorecer la ansiedad.
  • Quejarse constantemente es un pez que se muerde la cola e impide poder avanzar hacia nuevas oportunidades. No pienses en lo que no puedes o no has podido hacer, mejor enfócate en qué cosas tienes a tu alcance para seguir avanzando.
  • Deja tu zona de confort, aprenderás a poner el azar y lo imprevisible de tu parte y a disfrutar de las nuevas oportunidades.

Ahora la situación es la que manda

Aceptar la situación de incertidumbre es importante y te ayudará a entender qué ocurre y poder afrontar el día a día. Esto no quiere decir que te resignes.

El proceso de adaptación es gradual por lo que hay que intentar no desanimarse y no caer en pensamientos negacionistas que te hagan confundir la aceptación, entender la situación y poner medios para avanzar, con la resignación, no hacer nada para cambiar tu situación.

La flexibilidad te ayudará a adaptarte a la nueva realidad

Una actitud flexible te ayudará a reducir la presión y a utilizar nuevos recursos necesarios para adaptarte a esta situación que nos hace vivir la pandemia, te permitirá adaptarte al contexto y a abordar situaciones emocionalmente complicadas.

Vive el presente y disfruta de las pequeñas cosas. Las hay

La incertidumbre preocupa, nos hace tener un pensamiento negativo, a elucubrar sobre acontecimientos que no sabemos si ocurrirán, a aumentar los niveles de ansiedad y a perder la consciencia del presente. Si la situación te supera, hacer el ejercicio de pensar y listar aquellas pequeñas cosas que durante el día te han producido satisfacción, por pequeñas que sean, será un buen comienzo para reforzar la autoestima y la motivación y ayudarte a llevar a cabo, con ánimo y seguridad, tus responsabilidades.

Procura que el estrés no se descontrole

Para adaptarse a la nueva realidad y aceptar la incertidumbre es necesario mantener el estrés y la ansiedad a raya. Para ello:

  • En un momento de crisis, para, cambia de sitio, bebe agua, refréscate y, sobre todo, respira de manera pausada. Respirar de forma más lenta hará de tus pensamientos vayan más despacio lo que te permitirá calmarte.
  • Identifica qué ha sido lo que ha hecho saltar las alarmas, así podrás contextualizar y te ayudará a buscar una solución.
  • Encuentra tiempo para descansar, para hacer otras actividades, disfrutar de tus aficiones: música, lectura, dibujo, escritura. Si ahora las que sueles hacer no es posible realizarlas, prueba cosas nueva, ábrete a nuevos aprendizajes.
  • Quiérete, dedícate tiempo, encuentra tus momentos de silencio.

Sal a pasear y comparte ese momento con las personas más cercanas

Si las restricciones lo permiten, sal a pasear y disfruta de la compañía de las personas más cercanas, las de tu pequeña burbuja, algún familiar o amigo, siempre manteniendo todas las precauciones necesarias y la distancia de seguridad. Este momento será beneficioso para tu salud física y emocional, ya que te permitirá mantenerte ocupado y generar vínculos de calidad que te alejarán del pensamiento negativo.

Cuídate y cuida tu burbuja compartiendo tus emociones

Verbalizar las emociones puede ayudar a poner orden en nuestra cabeza. Compartir cómo te sientes, qué te asusta o te preocupa, con las personas que conforman tu círculo más cercano permitirá liberar las emociones y poder tener otros puntos de vista que te ayuden a contextualizar y, a la vez, a que los demás también puedan expresar las suyas y así cuidarlos.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?