Cómo

¿Cómo se deben lavar, planchar y conservar las prendas de lino?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 21 de agosto de 2019

2 minutos

Conoce algunos trucos para que el planchado de estas bonitas prendas deje de ser un suplicio

Prendas de lino

El lino es una fibra natural de origen vegetal, utilizada en la confección textil desde hace siglos. Es resistente y perfecta para el verano, porque resulta fresca y ligera, pero tiene un pequeño inconveniente: su escasa elasticidad. Si una prenda 100% lino, o con una alta proporción de esta fibra en su composición, no se trata convenientemente, quedará como un “cartón” cuyo planchado va a resultar una ardua tarea.

Consejos para conservar perfecta la ropa de lino

La ropa de lino siempre resulta elegante y favorecedora, y no es tan “delicada” como pudieras pensar. Simplemente, dadas sus características, requiere cuidados específicos y no demasiado complicados, pero sí importantes para una conservación idónea.

Para el lavado, es básico seguir los consejos del fabricante que figuran en la etiqueta de cada prenda. El lino puede lavarse a mano o en lavadora pero, en cualquier caso, hay que hacerlo en agua fría o a muy baja temperatura, porque esta fibra con el calor puede encoger y deformarse. Si optas por el lavado a máquina, elige un programa corto y evita el centrifugado. Si lavas a mano, no escurras más de lo estrictamente necesario. También es buena idea proteger la prenda con una bolsa o rejilla de tela, para que sufra menos en la lavadora durante el proceso.

prendas de lino

Un buen aclarado, que elimine cualquier resto de jabón o suavizante depositado entre las fibras, es fundamental para evitar posibles manchas o decoloraciones.

El momento de tender también tiene su importancia. Coloca cada prenda de tal manera que el tiempo de secado natural (no utilices secadora) no implique arrugas extra que luego resulten difíciles de quitar. Procura colgar las prendas lo más estiradas posible, respetando su caída y dejando que el peso de la propia humedad retenida juegue a tu favor. Como ejemplo, en el caso de una chaqueta, puedes colocarla directamente en una percha. Eso sí, elige la adecuada, porque la prenda cogerá la forma de su soporte.

El lino es un tejido ligero y transpirable, por lo que se seca pronto. Tenlo en cuenta, porque la mejor manera de obtener buenos resultados con la plancha es utilizarla cuando la prenda conserva aún un mínimo grado de humedad (no mojada, solo húmeda). Las piezas de lino se planchan mejor con ayuda del vapor y nunca a máxima temperatura. Si quieres acabar con una arruga rebelde y debes insistir, coloca un paño fino y seco entre la plancha y la prenda, para conseguir que desaparezca sin dañar el tejido.

Por último, a la hora de guardar tus prendas en el armario, no las cubras con plásticos. Es preferible dejarlas al aire o bien protegerlas con una funda de algodón o papel de seda.

0

No hay comentarios ¿Te animas?