Practicopedia

¿Qué es el pedigree? ¿Cómo demostrar que tu perro es de pura raza?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 14 de enero de 2020

3 minutos

Este documento refleja el árbol genealógico de un animal, constatando la pureza de su raza

¿Qué es un perro con pedigree?

El cariño que puedas tener a tu mascota no depende de sus posibles ascendientes pero, especialmente en el caso de los perros, hay un concepto que se traduce en un documento, llamado pedigrí, que siempre conviene tener claro a qué hace referencia.

Se trata de un certificado oficial que otorga la Real Sociedad Canina de España (@CaninaReal) a criadores de perros. En principio, no han de solicitarlo los propietarios de un animal convencional, por excepcional que este sea. Así que si quieres tener un perro con pedigrí, deberás solicitar a quien te lo venda o ceda la correspondiente documentación de la que será tu futura mascota, en la que deberá estar incluido este elemento.

¿Qué demuestra este documento?

Hay que dejarlo claro, el hecho de carecer de este reconocimiento no indica que no puedas tener un magnífico ejemplar de dóberman, pastor alemán o Golden retriever, o incluso un perro callejero listo y adorable. El pedigrí no es una garantía de sus cualidades o el carácter que pueda tener tu perro, solo va a certificar su línea genealógica, verificando que es un ejemplar de raza pura, es decir, que no ha habido cruces en su familia con otras razas.

En este documento van a figurar hasta catorce antepasados de tu mascota, desde sus padres hasta sus bisabuelos, porque el objetivo es precisamente ese, seguir una línea sucesoria que pueda recorrerse perfectamente, demostrando que en tres generaciones, como mínimo, tu perro solo ha sido cruzado con perros de su misma raza, también con pedigrí y cumpliendo siempre una serie de requisitos como, por ejemplo, no ser descendiente de una hembra de más de diez años.

Pedigree

Porque él lo vale…

Aunque tu perro valga un muchísimo, no puedes llevarlo por tu cuenta a una entidad oficial con la intención de obtener un certificado que confirme que es de pura raza. Como explica la Doctora en Veterinaria Pilar Millán, de la Universidad Complutense de Madrid (@unicomplutense), salvo alguna posible excepción, son los propios criadores los que solicitan el pedigrí para cada ejemplar nacido de una nueva camada de padres con pedigrí. Hacerlo requiere sus trámites e implica un desembolso económico.

En primer lugar, un criador de perros de determinada raza, que quiera que sus cachorros tengan pedigrí, tiene que contar con un afijo, es decir, un nombre que siempre irá ligado a cualquier cachorro que salga de sus instalaciones y que, por supuesto, haya nacido de progenitores con pedigrí.

Los requisitos de inscripción son estrictos. Como paso previo a la obtención, el animal tendrá que estar inscrito en el Libro de Orígenes Español (L.O.E.) donde figurará con un número que será, prácticamente, su carné de identidad. Ese número hará que el animal ocupe el lugar que le corresponde en el árbol genealógico familiar, garantizando además que la pureza de su estirpe se mantiene. También puede ocurrir que tu perro, aun siendo un ejemplar de raza pura, no tenga completa su línea genealógica. En estos casos, lo que se suele solicitar y adjudicar es el número R.R.C (Registro de Raza Canina). No es lo mismo, pero ya es un reconocimiento de la "calidad" de la raza de ese ejemplar.

Perro con pedigrí

¿Para qué puede servir el pedigrí?

A tu perro, probablemente, poco le preocupa este tema, pero es muy interesante saber que distintos organismos velan por conseguir mantener intactos unos criterios y estándares que puedan identificar, sin ningún tipo de dudas, las características propias de una determinada raza canina.

Puede que tengas interés en que tu perro partícipe en alguna de las exposiciones caninas de la Federation Cynologique Internacionale (FCI) de la que España forma parte, o quizá quieras mantener esa pureza de raza que posee tu mascota cruzándola únicamente con otro animal con pedigrí. Sea cual sea el motivo, debes saber que no basta con que algún posible vendedor te diga que el perro es de raza y que tiene pedigrí. Eso hay que demostrarlo con el correspondiente certificado, que deberá contener una serie de datos como el afijo del criador, el número de L.O.E, el árbol genealógico con los datos de sus familiares, donde además figurarán posibles campeonatos o premios ganados fácilmente reconocibles por la letras “CH”, y, por supuesto, la firma autorizada o sello de la Real Sociedad Canina de España.

Si compras un perro con pedigrí pero, lógicamente, aún no está a tu nombre, en la gestión de compra y venta, el criador o establecimiento deberá entregarte el justificante original de inscripción en el L.O.E o R.R.C. cumplimentando el apartado “Solicitud de Cesión en Propiedad”, para dejar así constancia de que tú eres el nuevo dueño. Este documento deberás presentarlo en la RSCE o sociedad canina colaboradora para solicitar un “Pedigree con transferencia”.

Con pedigrí o sin él, una mascota puede reportar importantes beneficios a la salud y el bienestar de una persona mayor. Es estupendo si tu elección es un perro de pura raza, pero confirma siempre que su documentación está en regla y así lo acredita.

0

No hay comentarios ¿Te animas?