Planes de pensiones

Los incentivos fiscales de los planes de pensiones, en peligro

Pepa Montero

Miércoles 19 de agosto de 2020

5 minutos

Los expertos reclaman que se incentive el ahorro para la jubilación, sean planes u otros productos

Pensiones: los incentivos fiscales de los planes de pensiones, en peligro
Pepa Montero

Miércoles 19 de agosto de 2020

5 minutos

El Gobierno privilegia a las rentas más altas con el régimen fiscal de los planes de pensiones

Eliminar la ventaja fiscal de los planes, a debate: 1.643 millones están en juego 

Solo uno de cada diez trabajadores tiene plan de pensiones de empresa

 

Los beneficios fiscales de los planes de pensiones están en peligro de desaparición. De hecho, la eliminación, reducción o rediseño de sus ventajas fiscales es una de las cuestiones candentes que tiene sobre la mesa el Pacto de Toledo, y que será abordada en septiembre cuando se reúna de nuevo la comisión parlamentaria.

El debate sobre los incentivos tributarios de que gozan estos instrumentos de ahorro para la jubilación no es nuevo. Unos cálculos realizados por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (@AIReF_es) en marzo mostraban que Hacienda podría ingresar 1.643 millones de euros al año si los eliminara. Y en su informe de julio pasado les daba la puntilla, al constatar que el "beneficio fiscal no consigue el objetivo de incentivar el ahorro a largo plazo" y, en consecuencia, urgía al Pacto de Toledo a efectuar una "reformulación completa" de este instrumento. 

 

 

Además, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá (@joseluisescriva), ha declarado su intención de reducir los beneficios fiscales de los planes de pensiones individuales, fomentando en cambio los planes de pensiones de empresa, un modelo complementario poco habitual en España (salvo en Euskadi, donde funciona el sistema Geroa), siguiendo la estela del Automatic Enrolment británico.

Herce: es probable que se elimine la deducción de las aportaciones

"Sobre el tratamiento fiscal de los planes de pensiones ha habido mucho debate, tenemos incluso el informe de la AIREF, y todo apunta a que el Pacto se va a pronunciar en este sentido y a que el Ministerio seguramente se saldrá con la suya de eliminar la deducción de las aportaciones", vaticina José Antonio Herce (@_Herce), economista experto en pensiones y socio fundador de LoRIS (Longevity & Retirement Income Solutions). "A mí me han asegurado que en ese caso las prestaciones pasarían a beneficiarse de esa deducción, porque si no, estaríamos en un supuesto (en mi opinión inconstitucional) de doble imposición, tanto de las aportaciones (que dejarían de ser deducibles) como de las prestaciones (que seguirían sujetas a impuestos)", afirma Herce.

Para Pau Monserrat (@pmonserrat), profesor asociado de la UIB, es evidente que "los planes de pensiones no funcionan como vehículo de inversión a largo plazo, ni por las rentabilidades que proporcionan ni por las distorsiones que causan, como por ejemplo, que favorecen más a las rentas más altas. Así, hay que diseñar otros instrumentos para el ahorro a largo plazo de cara a la jubilación". En este contexto, quitarles el beneficio fiscal le parece "una medida acertada, siempre y cuando venga acompañada de su alternativa: otros vehículos de inversión. Porque no nos engañemos, por mucho que seamos defensores, y yo lo soy, del sistema público de pensiones, su viabilidad es relativa".

¿Tienen sentido los planes de empresa?

 

planes pensiones

 

En su reciente entrevista con 65Ymás, Rafael Doménech (@rdomenechv), responsable de Análisis Económico de BBVA Research (@BBVAResearch), afirmaba que, en el mundo al que vamos, ya no tienen sentido los planes de empresas. "Los jóvenes posiblemente van a trabajar en varias o muchas empresas a lo largo de sus carreras laborales y no parece razonable que en cada una de ellas dejen un plan de pensiones".

En su opinión, es preciso potenciar esos planes mediante "un sistema de pensiones de capitalización complementario al de reparto (similar al NEST británico), de gestión pública en las aportaciones a una única cuenta de cada trabajador o trabajadora (al que irían realizando las aportaciones todas las empresas en las que trabajen), de gestión pública o privada de las inversiones, como decidan y quieran sus titulares".

La reducción en base imponible beneficia a rentas altas

 

Ahorro para la jubilación

 

Muy crítico con la tributación de los planes es Luis García Langa (@luisgarcialanga), director de Corredordefondos.com (@CorredorDfondos) y asesor de Sidiclear SICAV. "Los incentivos son casi nulos, es verdad que tiene la reducción de base imponible de lo que aportas, pero a la hora de rescatar el plan, se tributa por todo lo que se rescata, incluidos los beneficios. Esto quiere decir que el plan de pensiones es el único producto financiero cuyos beneficios no van a la base del ahorro, y sí a la base general (más alta)". Según su experiencia profesional, "ahorrar en planes hoy es útil para quien tenga que pagar un tipo alto de IRPF, porque el dinero que aporta (hasta 8.000 euros anuales) se lo reduce de la base imponible, que generalmente es muy alta, y luego cuando rescate el plan pagará un tipo más bajo".

Este experto considera que está bien que incentiven los planes de empleo, que antes lo estaban y cuando una empresa aportaba al plan no cotizaba a la Seguridad Social por ese dinero, pero a día de hoy sí cotiza. "El ahorro para la jubilación es básico para la persona y para la economía del país. La Administración tiene que incentivar fiscalmente mecanismos de ahorro a largo plazo", remacha García-Langa.

Reforzar los planes de empleo

Para la Organización de Consultores de Pensiones (Ocopen @OCOPEN_), que aglutina a 17 aseguradoras, gestoras y consultoras de pensiones y que preside Mariano Jiménez (@MjimenezLash), "muchas veces se recurre a la fiscalidad como la variable más relevante para impulsar las pensiones complementarias. Es importante, pero no es suficiente. En todo caso, sería necesario revertir algunas decisiones normativas erráticas, como las que afectan a los límites de aportación en los sistemas empresariales, la cotización de las aportaciones a estos sistemas, la desaparición de la deducción en el impuesto de Sociedades o la introducción de nuevos supuestos de liquidez”, asegura en su Manifiesto por la Previsión social Complementaria.

Si en la inminente reforma de las pensiones se optara por implantar un nuevo modelo de previsión empresarial, “pensamos que debería reunir varios requisitos compartidos con el sistema británico”, según Mariano Jiménez, "un carácter cuasi obligatorio y de implantación progresiva, con aportaciones reducidas al comienzo, y tanto la empresa como los trabajadores deberían aportar obligatoriamente, además del Estado mediante deducciones fiscales en base o en cuota que revertieran al propio instrumento"

El mantenimiento de los incentivos fiscales, de deducción en el IRPF por las aportaciones a los planes de pensiones, es fundamental, según reclama el Instituto de Estudios Económicos (IEE @IEE_madrid), para quien "deben elevarse significativamente los límites de las aportaciones realizadas a favor de los cónyuges sin rentas, tal y como fija la recomendación 16 del Pacto de Toledo. En lo relativo al fomento a los planes de empleo, habría que excluir del cómputo de las bases de cotización a la Seguridad Social las aportaciones a sistemas de previsión social y se debería reinstaurar la deducción fiscal en el Impuesto sobre Sociedades para las aportaciones a sistemas de previsión social". El IEE defiende asimismo que la Administración "debe simultanear los incentivos" de los planes individuales y de los planes de empleo, puesto que ambos son complementarios.  

Escribe tu comentario aquí 1
1
Segundo Hace 3 meses
Esto solo es negocio para la banca y aseguradoras, las bonificaciones son un camelo ya que cuando intentas recuperar el plan las bonificaciones que te dieron las recuperan mas del 100%, es un timo para beneficio de los de siempre