Economía

Tres emprendedores sénior que rompen barreras

Marta Jurado

Viernes 1 de octubre de 2021

7 minutos

La historia de José Manuel, María Teresa y Ataulfo, creadores de iniciativas después de los 70 años

Tres emprendedores sénior que rompen barreras 621
Marta Jurado

Viernes 1 de octubre de 2021

7 minutos

En ocasiones cuando nos imaginamos a un emprendedor, nos viene a la mente la imagen de un joven que se lanza a montar una startup para abrirse futuro. Pero no siempre es así. De hecho, el número de adultos mayores que trabajan por cuenta propia supera al de los jóvenes de entre 18 y 29 años, según el 'Informe Especial GEM (Global Entrepreneurship Monitor) sobre Emprendimiento Senior', por lo que son muchos los mayores de 50, 60, e incluso 70 años que se lanzan a emprender.

Hay ejemplos de todo tipo, desde el antiguo empresario que una vez jubilado se reinventa como es el caso de José Manuel Ben, al de María Teresa, profesora y madre de 7 hijos que a los 78 años montó su propia empresa de pañales reciclables. Luego los hay que llevan luchando contra las barreras toda la vida, como Ataulfo Casado, "el pintor de los ojos vivos" –en relación a su ceguera–, que con 73 años y en plena pandemia decidió abrir su propia galería online.

José Luis de Ben, 71 años y en constante emprendimiento

El reciclaje 3D conquista el programa de emprendimiento senior 'Imparables'

"Después de jubilarme me entró el gusanillo de emprender", cuenta a 65YMás José Manuel de Ben (Sevilla, 71 años), ingeniero de telecomunicaciones retirado y ganador de la tercera edición del programa de emprendimiento senior 'Imparables 2019' de Aquarius  (@Aquarius_Esp) con su proyecto de reciclaje de residuos de impresoras 3D"Una vez que llegas a la edad madura, hay que hacer lo que te apetece, no lo que le obligan a uno", cuenta. Por eso decidió aprovechar su experiencia tecnológica para crear el proyecto 3D Impact, que empleaba además a personas en riesgo de exclusión de un polígono industrial andaluz.

Sin embargo, la pandemia y sus dificultades de aislamiento y logística, terminaron con este proyecto. "Con toda la pena de nuestro corazón, lo tuvimos que cerrar. Nuestros trabajadores además, estaban en especial riesgo en caso de contraer Covid", nos explica. Pero lejos de desanimarse, de Ben tuvo otra idea durante el confinamiento: CoolCooking. Un servicio online que facilita la elaboración semanal del menú diario mediterráneo y saludable, prepara una lista de la compra con los ingredientes necesario, y los envía a domicilio.

"Nuestra idea es facilitar que la gente coma bien, comida de toda la vida, nada de precocinados ni de recetas gourmet, pero aprovechando la tecnología online y de servicio a domicilio que se ha desarrollado más aún durante la pandemia entre todas las edades", cuenta de Ben, quien aclara que su hijo es un aficionado a la cocina y tras quedarse sin trabajo por un ERE, vieron juntos la oportunidad de emprender de nuevo. Reconoce no obstante que el emprendimiento es "una montaña rusa" y un "gran aprendizaje", pero confiesa que hacerlo a su edad y jubilado, "da cierta tranquilidad, porque tienes asegurado el sustento con la pensión, a lo que se suma la experiencia vivida". 

María Teresa, 90 años y creadora de empresa de pañales ecológicos

"Todo va surgiendo en la vida", explica Maria Teresa Saperas que a sus 78 años –ahora tienen 90– y después de haber sido profesora, madre de 7 hijos y superabuela de 16 nietos, decidió montar una empresa de pañales ecológicos y reciclables ADZNadons que 12 años después y con la pandemia ya se pueden vender online. "Vengo de familia de empresarios, mi padre era empresario, mi marido, mis hijos, mi yerno..., pero yo nunca pensé que montaría un negocio –y menos a los 70 años–", cuenta a 65YMás. Sin embargo, su impulso surgió de la necesidad de otras madres de tener pañales lavables y más económicos. 

Colaboraba como voluntaria desde hace décadas en varias entidades benéficas en las que había mucha demanda de pañales. "Yo les decía que los lavasen y así no gastarían tanto dinero, pero me di cuenta que en mi época sí, pero que ya en ninguna farmacia vendían pañales de tela. Y pensé, esto no puede ser, hay que a hacer algo". Y se puso a confeccionar sus propios pañales, primero de algodon impermeable, luego de otra tela hasta llegar al bambú actual hasta quedar finalista de los V Premios Reus a la Creación de Empresas. "Han sido 12 años de crear e innovar junto con mis hijas, bastante complicados, pero ahora por suerte, ya nos conocen". 

"Cáritas reparte nuestros pañales e incluso varios ayuntamientos y una guardería de Reus lo están regalando con bastante éxito a los nuevos padres". Y es que el invento de María Teresa, supone según sus cálculos 1.200 euros de ahorro por bebé y una tonelada menos de residuos. Por eso durante la pandemia no dejó de renovarse y en su taller decidieron hacer también mascarillas y ropa para sanitarios. "Las dificultades no me asustan", dice mientras ríe. "He superado criar a 7 hijos, nietos y ahora dos bisnietos que voy a tener...". A sus 90 años también nos confiesa que no para de aprender cosas nuevas, desde piano, dibujo, a manejar el Facebook de la tienda. "Internet ya lo tengo controlado". 

Ataulfo, 73 años, pintor ciego que ha montado una galería online

Ataulfo Casado

La historia de Ataulfo Casado -más conocido como Ata– es de película. En concreto, ya hay un documental sobre su vida y otro que podría podría ver pronto la luz. Con 14 años, el diario ABC le bautizó como el copista más joven del Museo del Prado, que ya destacaba por su talento para hacer réplicas de cuadros de Goya, Rubens o Brueghel. Después le avaló una firma que tenía la Medalla de Bellas Artes y así pasó muchos años dedicado a su gran pasión, la pintura. "No sé de dónde me viene, pero desde que me regalaron una caja de lápices de colores a los 3 años, no he parado de pintar. Quizás me viene de mi abuelo y los paseos por la naturaleza...", cuenta a 65YMás,

Esto es cierto en parte, ya que a los 40 años sufrió un parón en su carrera cuando le diagnosticaron una retinosis pigmentaria que le dejó paulatinamente ciego. "Yo acepté mi ceguera, pero mi madre me decía, no puedes parar, tienes muchos encargos...". Tras 10 años de parón un 12 de octubre se decidió a reflejar en un lienzo los los recuerdos que tenía en su memoria y así es como este hombre que se considera un emprendedor nato, resurgió de sus cenizas. "Tuve un ayudante que me facilitaba la tarea de trasladar mis recuerdos al cuadro, así como a mezclar colores...Lo que no he hecho nunca en mi vida ha sido detenerme. Ante la adversidad, yo sigo mi camino".

Esto ocurrió hace tres décadas, pero ahora con 74 años y en medio de la pandemia se lanzó a poner en marcha su propia galería virtual. "Yo quería dar mucho amor a este mundo que parece que está plagado de odio. Soy cristiano y creo que el Covid ha llegado como una advertencia de que tenemos que cambiar y apreciar ese azul del cielo que es una preciosidad", opina Ataulfo. "Tenemos un mundo bellísimo, vayas donde vayas, y yo he querido contribuir a él con mis proyectos. No sé si he tenido más éxito antes o después de quedarme ciego pero sí que lo que hago ahora me gusta". Tanto que el jurado de los Premios +50 Emprende de Generación Savia (@GeneracionSavia), le ha concedido una Mención Especial por su “ejemplo de perseverancia y entusiasmo”.

Sobre el autor:

Marta Jurado

Marta Jurado

Marta Jurado es periodista especializada en Sociedad, Economía, Cultura, Política y redactora en el diario digital 65Ymás desde sus inicios. Licenciada en la Universidad Carlos III ha trabajado en medios de tirada nacional como El Mundo Público y las revistas Cambio16 y Energía16. Tiene además experiencia en comunicación corporativa de empresas e instituciones como BBVA o INJUVE.

… saber más sobre el autor