Cine

Marisa Paredes, la gran dama inconformista del cine español sigue al pie del cañón

Victoria Herrero

Miércoles 17 de abril de 2019

3 minutos

Recibió el Goya de Honor 2018 a una trayectoria que comenzó a los 14 años con su debut en el cine

Marisa Paredes (Europa Press/ David Zorraquino)
Victoria Herrero

Miércoles 17 de abril de 2019

3 minutos

Madrileña de los pies a la cabeza, pero sobre todo una de las mejores actrices de nuestro país. A sus 73 años recién cumplidos, Marisa Paredes no parece tener ganas de jubilarse desde que con 11 años se plantó frente a sus padres con la idea de ser artista. Algo que sus progenitores no aceptaban en un principio.

Sin embargo, su carácter tenaz le ayudaría a lograr su permiso. Eso y haber pasado su infancia en la madrileña plaza de Santa Ana rodeada de teatros donde décadas más tardes ella misma arrancaría largos aplausos.  

"Muchas cosas por hacer y aprender"

Esto es lo que decía Marisa Paredes hace algo más de un año cuando recogía el Goya de Honor 2018 a toda su trayectoria. Un reconocimiento por parte de una Academia del cine español de la que fue su presidenta en los años 2000-2003. Precisamente en este último año se vivió una de las galas más recordadas por la oposición de todo el sector del cine de nuestro país a la Guerra de Iraq. El lema "No a la guerra" fue el verdadero protagonista de esa noche.  Un espíritu inconformista que Marisa Paredes ha empuñado toda su vida desde que con 14 años debutara en el cine. Sin embargo, fueron las tablas de los teatros los que recibieron sus primeros pasos y papeles dando vida a otros personajes.

De nuevo en la gran pantalla y entre las décadas de los años  60 y 70 aparece en títulos como El mundo sigue de Fernando Fernán Gómez, en algún spaghetti western y en una comedia junto a Marisol

Pero fue su papel en Ópera prima de Fernando Trueba el que le abre las puertas del éxito y reconocimiento como una de las grandes del cine de nuestro país, como prueba el hecho de trabajar posteriormente con directores de cine de la talla de Pedro Almodóvar, Jaime Chávarri, José Luis Borau, Guillermo del Toro o Roberto Benigni en la piel de la madre de la protagonista del precioso largometraje La vida es bella.

Marisa Paredes, "chica Almodóvar"

Pero sin duda, su trabajo con el director manchego dio lugar a alguno de sus papeles inolvidables en películas como Tacones lejanosLa flor de mi secreto, Todo sobre mi madreHable con ella o La piel que habito. No ha estado, sin embargo, en el reparto de la última de Almodóvar, Amor y Gloria, algo que no le preocupa en exceso ya que confía en volver a trabajar en alguno otro momento bajo sus órdenes.