Gastronomía

Bares con sello propio para saborear el Madrid más castizo

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 2 de marzo de 2020

3 minutos

Algunos puntos de encuentro, donde el aperitivo o el tapeo con caña, vino o vermú es sagrado

Algunos de los mejores bares de Madrid

Intentar hacer una lista de bares míticos, donde disfrutar de un rato de agradable tomando algo en pleno centro de Madrid, es una temeridad porque hay tantos establecimientos y tan buenos que cuesta elegir.

Sabemos que la oferta gastronómica de la capital, donde poder comer o cenar a mesa puesta, es extensa, pero conviene no olvidar que también hay un sinfín de opciones para aquellos expertos en hacerse, con maestría, un hueco en la barra aunque el local esté a reventar y empezar a probar, con la ubicación perfecta, algunas de las deliciosas propuestas visibles tras el cristal del expositor.

Tienes bares y tabernas, algunas centenarias, donde además de tapear puedes pasar horas observando cada detalle curioso de su encantadora decoración. En otros, la fría barra de zinc, con su tradicional lavadero de vasos ‘a chorro’ a presión, esconde pequeñas maravillas que salen de la cocina en forma de torreznos, calamares, patatas bravas o caracoles. También las tienes de mármol, ideales para una caña bien tirada y con la espuma justa, o un vermú casero que hay que saber apreciar y saborear. Estos son algunos de los bares con más solera de Madrid.

Taberna de La Dolores

Se encuentra en pleno barrio de Las Letras y resulta inconfundible por su bonita fachada de azulejos. En el interior, tienes los ingrediente básicos que no pueden faltar: barra amplia de mármol, detalles en madera para resultar acogedor y tentadoras propuestas en forma de gildas, boquerones en vinagre o bonito en escabeche. Empezó siendo una casa de comidas de principios del siglo XX y hoy sigue siendo punto de encuentro ideal para tapear a gusto con una excelente cerveza de barril.

bares de Madrid Taberna la Dolores
Taberna de La Dolores

Bar Los Caracoles (Casa Amadeo)

No tiene mérito adivinar cuál es la especialidad de este bar ‘auténtico’, que también ofrece otras delicias a sus fieles clientes y a los que recalan por aquí después de un paseo por El Rastro madrileño, entre ellas los buenos salazones, las croquetas, los callos, la oreja adobada o el pincho de tortilla que ‘levanta el espíritu’.

Más de 75 años lleva Casa Amadeo ofreciendo sus propuestas, perfectas para acompañar las cañas pertinentes (o lo que prefieras). Puede que en la visita veas al propio Amadeo, que, superados con creces los 80 años, aún disfruta dando a probar sus ricos guisos en plena Plaza de Cascorro. El bar Los Caracoles lleva abierto en Madrid desde 1942 guardando en su interior más de una historia que merece la pena descubrir.

El Brillante

No te preocupes si está lleno porque ‘al fondo al sitio', esto es lo que vas a oír cuando entres a este local con solera y fama ganada a base de bocadillos de calamares, de esos de los que te comes hasta las migas. El Brillante (@BarelBrillante) es un clásico del tapeo madrileño que tiene, además del famoso bocata, otras ricas propuestas para disfrutar de un buen aperitivo a base de raciones compartidas.

Aunque tiene varios locales, el más conocido se encuentra frente a la estación de Atocha, muy amplio, con barra clásica de zinc y sin ‘florituras' pero cuidando desde hace décadas de su carta y de su servicio.

bares de Madrid El Brillante
El Brillante

El Doble

El nombre ya da pistas de que aquí la cerveza tiene protagonismo propio. Es un bar de los de ‘toda la vida’, donde con tu caña vas a poder tomar productos de máxima calidad, entre ellos marisco fresco, embutidos selectos, ahumados o los infalibles boquerones. Saborear alguna de sus exquisitas conservas es también atractivo del lugar. Su fachada en cerámica llama la atención y ya en el interior solo hay que dejarse llevar por las propuestas gastronómicas y, por supuesto, por esas cañas o dobles bien tirados.

Bar Los torreznos

Aunque tiene varios establecimientos, el más popular es el que se encuentra en el barrio de Salamanca y a su barra, que forma un cuadrado y se presenta repleta de posibles tapas deliciosas, resulta difícil resistirse. Es uno de los bares más antiguos de Madrid y todo un clásico cuando se trata de comer algo rico en buena compañía.

Los torreznos en su punto no paran de salir de la cocina, pero este bar ofrece otras especialidades que merece la pena probar, como el pincho de morcilla, el bacalao rebozado, los mejillones tigre o el chorizo a la olla. Con caña, vermut, vino o agua son una delicia con la reponer fuerzas en uno de los locales más conocidos de la capital.

Bares de Madrid Los torreznos
Bar los Torreznos, C/ Goya, 88
0

No hay comentarios ¿Te animas?