Televisión

El motivo por el que la cuarta temporada de 'The Crown' está generando tanta polémica

David Vargas

Foto: Netflix

Viernes 25 de diciembre de 2020

1 minuto

La familia real británica está furiosa con la serie de Netflix por sus invenciones e inexactitudes

Adiós a la reina. ¿Por qué la 4ª temporada de ‘The Crown’...
David Vargas

Foto: Netflix

Viernes 25 de diciembre de 2020

1 minuto

El pasado mes de noviembre Netflix estrenaba la esperadísima cuarta temporada de una de sus series estrella, The Crown, sobre la trayectoria de la familia real británica desde poco antes de que fuese coronada la reina Isabel II hasta la actualidad. Los 10 episodios que recién estrenados muestran la etapa que va desde la proclamación de Margaret Thatcher como primera ministra del Reino Unido (papel interpretado por una estupenda Gillian Anderson) hasta que es defenestrada por su propio partido en 1990, algo que la propia Thatcher consideró una traición. Abarca, pues, toda la década de los 80, con especial protagonismo para una recién llegada a la familia: Diana de Gales.

Y es que la nueva temporada se centra en la tormentosa relación de los príncipes de Gales. Hay que reconocer que la interpretación de Emma Corrin como Diana Spencer es soberbia: desde luego, los gestos y esa mirada entre tímida y huidiza están muy conseguidos. Era uno de los personajes más esperados por los fans de la serie, y no ha defraudado, pues el parecido es asombroso. Lamentablemente, ha sido la última aparición de actores de la talla de Olivia Colman, que se despide del personaje de la reina de Inglaterra, Tobias Menzies (duque de Edimburgo) y Helena Bonham Carter (la princesa Margaret), entre otros.

The Crown 2

Las “mentiras” de la serie

Sin embargo, no todos se han mostrado tan entusiastas con la serie como sus seguidores y la crítica. Amigos cercanos al príncipe Carlos han lanzado un ataque furibundo contra la serie por lo que consideran una intromisión en su vida privada y por explotar el dolor de su familia reviviendo episodios tristes de su pasado con el objetivo de ganar dinero. Y es que la serie no deja en muy buen lugar a Carlos de Inglaterra, a quien culpan indirectamente de la infelicidad de Lady Di y de sus trastornos alimentarios.

Algunos aspectos anecdóticos de la serie no pueden ser del todo confirmados, como la supuesta conversación entre el duque de Edimburgo y Diana en la que él le dice que en la familia real todos son unos segundones excepto la reina; o la charla al parecer inexistente entre Isabel II y Michael Fagan, el intruso que se metió en la habitación de la reina mientras esta dormía. El episodio es real, pero no mantuvieron el diálogo que se muestra en la serie, y la reina, lejos de estar serena como enseña la serie, salió corriendo para alertar a los agentes de palacio.

Más allá de estos detalles, los expertos señalan que la serie es bastante fidedigna en lo que cuenta. En cualquier caso, hay que resaltar que se trata de una ficción, es decir, se recrean unos hechos y personajes, y esa es su mayor diferencia respecto a los documentales. Con las críticas vertidas a The Crown por parte de los implicados, estos solo consiguen dar carta de naturaleza a lo que la serie cuenta. Ya se sabe, quien se pica…

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?