Viajes

Ginebra, austeridad y belleza a orillas del Lago Lemán

Carlos Losada

Foto: Carlos Losada

Sábado 25 de mayo de 2019

2 minutos

Si buscas un fin de semana de turismo tranquilo, esta ciudad suiza es un perfecto destino

Ginebra

La ciudad suiza de Ginebra no tiene nada que ver ni con la bebida alcohólica ni con la mítica esposa del rey Arturo. Aunque compartan nombre, el origen de los tres términos es muy diferente. Además, esta localidad situada a orillas del lago Lemán no se caracteriza ni por la algarabía que pudiera provocar el exceso de consumo de gin tonics, ni por ser un destino de “cuento” como otros lugares que aborda el mito artúrico. Eso sí, tiene otros encantos que hacen que su visita merezca la pena.

Un fin de semana… o mucho más

Si tienes la intención de visitar Ginebra y quedarte en la ciudad, con un fin de semana tienes tiempo suficiente para empaparte de su cultura y su historia. En cambio, si tu intención pasa por recorrer los aledaños del lago y visitar algunas ubicaciones de los Alpes, la estancia se puede alargar.

Centrándonos en la ciudad, no cabe duda de que mantiene el espíritu calvinista que durante mucho tiempo imperó en sus calles. Y es que la austeridad de esta corriente religiosa –que eligió Ginebra como su centro neurálgico– no solo se observa en la arquitectura, sino que, de algún modo, ha quedado impregnada en el carácter sosegado que se respira en sus calles.

Así pues, Ginebra es el destino perfecto si lo que buscas es una ciudad tranquila por la que pasear y donde no estresarte con multitudes.

¿Qué hacer en tu visita?

Como moverse por Ginebra es bastante sencillo gracias a su red de transporte, no será complicado llegar a los siguientes destinos.

  • El casco antiguo. Es la parte más interesante de la ciudad y merece la pena recorrerla con algún tour que te explique tanto la historia como la idiosincrasia de sus edificios, como ecléctica Catedral de San Pedro.
Catedral de Ginebra
  • Monumento de los Reformadores. Ese mismo tour posiblemente te llevará a visitar esta obra erigida durante el cuarto centenario del nacimiento de Calvino.
  • Jet d’Eau. El chorro de agua que se eleva 140 metros en la desembocadura del río Ródano es uno de los emblemas de la ciudad, siendo perfecto para hacer espectaculares fotos con el lago Leman de fondo.
  • Reloj de Flores. Ginebra siempre ha sido muy conocida por el buen hacer de sus relojeros. Como homenaje a esta tradición, desde el año 1955 este reloj marca la hora en la ciudad. Su diseño va cambiando pero, para hacerte una idea, suele tener en torno a 6.500 plantas y flores.
Reloj de Flores
  • Conservatorio y Jardín Botánico de Ginebra. Otra parada que te permitirá huir del mundanal ruido es este jardín que se caracteriza por la belleza de su flora y por los pequeños cursos de agua que lo cruzan.

Como comentarios finales para tu visita a Ginebra, has de tener en cuenta que se trata de una ciudad bastante cara (toda Suiza lo es) y con horarios muy europeos. Es decir, encontrar un sitio para cenar después de las 21:00 puede ser complicado dependiendo del barrio.

0

No hay comentarios ¿Te animas?