Viajes

Guía para recorrer el Monasterio de Piedra y su jardín histórico

Teresa Rey

Sábado 4 de mayo de 2019

2 minutos

Es un enclave único de la comunidad aragonesa donde agua, chocolate y vino son los protagonistas

Guía para recorrer Monasterio de Piedra y su jardín histórico (Bigstock)

El Monasterio de Piedra es un enclave único de la comunidad aragonesa, que recibe numerosas visitas todos los meses año, ya que abre sus 365 días. Está compuesto por un monasterio cisterciense del siglo XIII y un Parque Jardín Histórico del siglo XIX. Ambos se pueden visitar tranquilamente a lo largo de una jornada que bien programada nos permitirá conocer al detalle cada uno de sus rincones.

El Monasterio

El conjunto monumental se puede ver mediante una visita guiada en la que se conocen las distintas salas del mismo. En su interior descubriremos el Claustro, la Sala Capitular, el Altar Barroco y la iglesia.

Los monjes del monasterio trabajaron el cacao, haciendo por primera vez en Europa delicias de chocolate. En la cocina del convento hay una exposición que cuenta la historia del chocolate en el monasterio, y que los mismos monjes preparaban y consumían desde el siglo XVI.

También se visita el Museo del Vino D.0. Calatayud. Los monjes tenían bodegas y se dedicaron al cultivo de la vid en la zona. Todo esto se recoge en el museo. Además se incluye la Sala de Carruajes, Reproducción del Tríptico Relicario (en el Refectorio) y Calefactorio.

Parque Jardín Histórico

El itinerario por el parque está perfectamente delimitado y basta con seguir las indicaciones para ir descubriendo cada una de las cascadas, grutas, arroyos y lagos que el río Piedra forma a su paso. La visita puede durar entre dos y tres horas, en función de lo que nos detengamos en cada punto. El camino está preparado para realizarse cómodamente.

El agua es la protagonista indiscutible de este Bien de Interés Cultural, ya que rezuma por todas partes. Primero nos toparemos con el Lago de los Patos, y a pocos pasos la cascada Trinidad será el primer salto de agua del camino. A partir de este momento, el paisaje se vuelve más espectacular por la cantidad de sorpresas que nos va a ir deparando en forma de grutas y cascadas de diferentes formas y altitudes.

El mirador de La Caprichosa ofrece una bella panorámica del conjunto natural, y nos conduce hasta la zona de la cascada Iris y su gruta, para culminar en una de las formaciones más llamativas de todo el recorrido, la llamada Cola de Caballo. Su forma, su caída y el lugar en el que se sitúa es lo que hace que este punto en concreto sea uno de los preferidos para fotografiarse.

A continuación, el Lago del Espejo y la Peña del Diablo muestran también una naturaleza singular, como la que predomina a lo largo de todo el jardín. En esta zona se puede contemplar una exhibición de aves rapaces en horarios concretos.

Existen una serie de recorridos adicionales, señalizados también, para los más osados o para los que dispongan de más tiempo, que se salen del paseo convencional y muestran otras panorámicas del jardín.

Precios, horarios y entradas

Para consultar los precios y horarios puedes entrar directamente a la página web del parque, desde donde también es posible comprar las entradas. No obstante, en el mismo parque hay taquillas para adquirirlas si lo prefieres.

0

No hay comentarios ¿Te animas?