Ocio

Las mejores películas que nos dejó el año 2000

David Vargas

Viernes 5 de junio de 2020

3 minutos

El 2000 fue un buen año para el cine. Algunas de aquellas obras todavía perduran en nuestra memoria

Las mejores películas que nos dejó el año 2000

Parece mentira. Ya han pasado 20 años. Todavía recuerdo como si fuera ayer el miedo que pasamos pensando que se acababa el mundo el 1 de enero de ese año por culpa del llamado efecto 2000, una especie de error informático que nos iba a devolver a la edad de piedra. Menos mal que todo acabó en un susto. Cinematográficamente hablando, el año nos deparó agradables sorpresas: ¿te acordabas de que en el 2000 se estrenó Náufrago, la película en la que Tom Hanks se quedaba cual Robinson Crusoe en una isla desierta? Pues sí, el tiempo pasa volando o tempus fugit, que decían nuestros antepasados romanos. Y con un filme de romanos damos inicio a nuestra lista de hoy.

‘Gladiator’

¡Cómo no recordar a esa bestia de la naturaleza que era Russell Crowe en esta cinta de Ridley Scott (Alien, Blade Runner)! Toda una aventura épica ambientada en el mandato del emperador Cómodo (Joaquin Phoenix). La historia es por todos conocida: Máximo, general romano de los ejércitos del norte, es traicionado, esclavizado y convertido a la fuerza en un gladiador. Está muy bien ambientada, con un paisaje espectacular y batallas épicas; la del inicio, por ejemplo, muestra de forma muy fidedigna cómo actuaban las legiones romanas en el siglo II. La reconstrucción de la antigua Roma es, pues, magnífica. Además, su banda sonora ha pasado a la historia y también a la publicidad, ya que ha servido para anunciar una famosa marca de bombones.

‘El protegido’

Esta fue la película que dirigió M. Night Shyamalan tras el fenómeno de su anterior cinta, El sexto sentido. Y casi diría que es mejor. Lo que menos importa en este filme es resolver el enigma, más bien se trata de la necesidad de aceptarnos a nosotros mismos y encajar nuestro sino. Protagonizada por Bruce Willis y Samuel L. Jackson, El protegido destaca por su lectura trágica del mundo de los superhéroes. Se nota que el director está curtido en el mundo de los cómics. De hecho, Shyamalan rodó en 2016 una secuela (Split) que, para mi gusto, no llega a la perfección del original.

‘Billy Elliot’

Sí, la historia del niño de clase obrera que se quería convertir en bailarín de ballet ha dado la vuelta al mundo a lo largo de estos 20 años. De hecho, de la película se montó un musical que ha triunfado en Londres y Madrid. Es una historia clásica de superación, pero con el fondo de las luchas obreras de los mineros contra el gobierno de Margaret Thatcher a mediados de los ochenta. Mezcla, pues, de drama familiar y social que tanto gusta a los británicos. Dirigida por Stephen Daldry (The Crown) y protagonizada por Jamie Bell (Rocketman), cada vez que la veo me vienen unas ganas terribles de ponerme a bailar.

‘Chocolat’

¡Qué bonita historia de amor explicada como si fuera un cuento! Historias sobre pequeñas comunidades donde todos se conocen, compuestas por escenas de compañerismo, amistad y, finalmente, amor. La vi por primera vez cuando la estrenaron y me atrapó. Es verdad que he vuelto a revisarla hace poco y ha perdido parte del encanto y frescura con que la tenía guardada en mi memoria, pero, aun así, se deja ver muy bien. Además, hay química entre los protagonistas, una Juliette Binoche y un Johnny Depp en estado de gracia.

‘Lo que la verdad esconde’

¡Madre mía el miedo que pasé con esta película! Narra la historia del matrimonio formado por Norman (Harrison Ford) y Claire Spencer (Michelle Pfeiffer), una familia de clase muy acomodada que vive en una suntuosa mansión a orillas de un lago. Coincidiendo con la marcha de su única hija a la universidad, Claire comenzará a experimentar extraños fenómenos en su hogar. Así empieza esta cinta de terror perfecta para pasar una tarde de domingo entretenida. Además, está dirigida por el genial Robert Zemeckis (Forrest Gump y Regreso al futuro), que le da su sello personal y, a la vez, bebe del gran maestro del suspense, Alfred Hitchcock.

0

No hay comentarios ¿Te animas?