Seguimos pendientes de las reivindicaciones de los mayores en el Congreso
Opinión

Migrantes y Mayores

Blas Esteban
Migrantes y Mayores. Foto: Arguineguín. Europa Press

Dice mi mujer, que una noticia mata a otra, sin tiempo para seguir un tema con verdadera profundidad y con suficientes conocimientos para poder hablar con autoridad. La actualidad nos devora. Casi todo se trata con cierta superficialidad. La noticia de la muerte de Maradona -se paró el mundo- ha tapado por unos días el grave problema de los inmigrantes hacinados en el muelle de Arguineguín/Barranco Seco.

Esta nueva palabra Migrante, me cofunde, cuando siempre hemos utilizado emigrante e inmigrante. Según los expertos, todas son formas válidas y correctas para decir lo mismo: persona que deja un lugar para establecerse en otro. A pesar de todo tienen ciertos matices, como cuando decimos que uno es refugiado y nos estamos refiriendo a la persona que huyendo de una guerra o una persecución política busca refugio o asilo fuera de su país.

Sabemos que España es el guardia del sur de Europa, y que la mayoría de las personas que llegan de forma irregular a España, Italia o Grecia no aspiran a quedarse en estos países, sino seguir camino cuando puedan hacia Alemania, Francia u otros países europeos con bajas tasas de paro y con una excelente protección social. En nuestro país viven o malviven 5.235,375 inmigrantes, el 11% de nuestra población. Según el padrón, a 1 de enero de 2020, el mayor número de emigrantes son de Marruecos 761.122, le sigue Rumanía 670.186, Reino Unido 300.987, Italia 268.151, Colombia 261.537, etc.

En una conversación con amigos, surgió el tema de Canarias y de los emigrantes en nuestro país. No es nada fácil de hablar de las bondades y beneficios de los migrantes que viven en nuestro país. Nos centramos en las familias y nos preguntamos ¿Cuantos de nuestros mayores son atendidos en casa o en residencias por rumanas, colombianas, ecuatorianas o peruanas? ¿Cuántas de estas emigrantes ayudan o limpian en nuestras casas? ¿Quiénes llevan a nuestros nietos al cole en las ciudades?  Y en otros ámbitos ¿Quienes trabajan en la fruta de nuestros campos? ¿Quiénes hacen los trabajos que, nosotros los españoles, nos negamos a hacer?...

A nuestra edad ¿Quién no ha tenido o tiene un familiar o amigo trabajando el Alemania, Suiza, Países Bajos o Australia? Que frágil es nuestra memoria. Abrimos el debate Migrantes y Mayores.


Blas Esteban Barranco es Presidente CEATE y miembro del Comité Asesor de 65Ymás.

Sobre el autor:

Seguimos pendientes de las reivindicaciones de los mayores en el Congreso

Blas Esteban

Blas Esteban Barranco es presidente de la Confederación Española de Aulas de Tercera Edad (CEATE) y miembro del Comité Asesor de 65Ymás.

CEATE es una entidad sin ánimo de lucro de ámbito estatal, nacida en el año 1983, que agrupa a un centenar de Aulas de Tercera Edad, Aulas Culturales para Mayores, Aulas Universitarias para la Gent Gran, Universidad Popular de la Edad Adulta (UPDEA), Federaciones (AFOPA de Cataluña, FEVATED de la Comunidad Valenciana, ATEGAL de Galicia), Asociaciones, Fundaciones y similares que trabajan a favor de las personas mayores desde la cultura y la formación permanente

Nace con el propósito de trabajar para elevar los niveles culturales y educativos de las personas mayores a través de su formación permanente a lo largo de la vida y de su participación en programas de múltiples y variadas actividades socioculturales que se desarrollan en sus Centros y Asociaciones. CEATE pretende que los  mayores, jubilados o no, sigan activos, participativos y útiles a su familia y a la sociedad. Que vivan un envejecimiento activo y que no caigan en las tentaciones de pasividad, aburrimiento, soledad, aislamiento, tristeza, abandono, etc. que provocan un envejecimiento acelerado y que acortan la vida humana.

… saber más sobre el autor