Seguimos pendientes de las reivindicaciones de los mayores en el Congreso
Opinión

Pensamiento crítico mayor

Blas Esteban
Pensamiento crítico. Foto: Bigstock

En nuestra sociedad existe la idea generalizada de que todos los mayores de 65 años - ya somos más de nueve millones - somos un grupo homogéneo. Como es evidente y lógico, no es así. Qué aburrida sería esta anormalidad.

Nada tiene que ver una persona que recientemente ha cumplido los 65 años, con otro que supera los 80 años y los 90. Los mayores vivimos en ciudades grandes, medianas y pequeñas. En el medio rural con pueblos pequeños, donde solo viven mayores. Nuestras experiencias son distintas, así como la educación recibida y los trabajos ejercidos. Unos tienen nietos, y otros son viudos. Nos gusta un club de fútbol diferente, un tipo de películas y programas de televisión. Y opinamos políticamente de muy diversa forma. De igual modo, CEATE www.ceate.es no tienen nada que ver con otras organizaciones de mayores. Todos iguales y todos diferentes.

Las grandes empresas, medios de comunicación, consultoras, investigadores sociales y partidos políticos realizan constantes estudios para conocernos. Algunos de ellos, dicen que nos conocen muy bien. ¿Es verdad? Lo dudo.

Sin entrar en profundidades sociológicas o filosóficas, el pensamiento crítico consiste en “analizar y evaluar la consistencia de los razonamientos, en especial aquellas afirmaciones que la sociedad acepta como verdaderas en el contexto de la vida cotidiana”.

María Merino, en su definición de pensamiento crítico, sigue diciendo El objetivo del pensamiento crítico es evitar las presiones sociales que llevan a la estandarización y al conformismo. El pensador crítico busca entender cómo reconocer y mitigar o evitar los distintos engaños a los que es sometido en la cotidianeidad. Por eso desconfía de las fuentes de información como los medios de comunicación, ya que tienden a distorsionar la realidad. La premisa del pensamiento crítico es dudar de todo lo que se lee o escucha, para acercarse con mayor precisión a los datos objetivos”.

Los mayores de CEATE - de otras organizaciones, así como la inmensa mayoría del colectivo que no participan en asociaciones o fundaciones - pensamos, escribimos, opinamos y vivimos de forma diferente. Nuestra sociedad es cada vez más heterogénea y plural.

Leo en el último SMODA unas declaraciones de Erika Linder “La gente tiene una idea preconcebida de lo que debes ser y ahora me da miedo hablar de ciertos temas porque la cultura de la cancelación es muy fuerte, especialmente en Estados Unidos”  ¿Seguro que esto no pasa en España?

A pesar de esta corriente de estandarización y del conformismo, uno todavía tiene pensamiento crítico.

Sobre el autor:

Seguimos pendientes de las reivindicaciones de los mayores en el Congreso

Blas Esteban

Blas Esteban Barranco es presidente de la Confederación Española de Aulas de Tercera Edad (CEATE) y miembro del Comité Asesor de 65Ymás.

CEATE es una entidad sin ánimo de lucro de ámbito estatal, nacida en el año 1983, que agrupa a un centenar de Aulas de Tercera Edad, Aulas Culturales para Mayores, Aulas Universitarias para la Gent Gran, Universidad Popular de la Edad Adulta (UPDEA), Federaciones (AFOPA de Cataluña, FEVATED de la Comunidad Valenciana, ATEGAL de Galicia), Asociaciones, Fundaciones y similares que trabajan a favor de las personas mayores desde la cultura y la formación permanente

Nace con el propósito de trabajar para elevar los niveles culturales y educativos de las personas mayores a través de su formación permanente a lo largo de la vida y de su participación en programas de múltiples y variadas actividades socioculturales que se desarrollan en sus Centros y Asociaciones. CEATE pretende que los  mayores, jubilados o no, sigan activos, participativos y útiles a su familia y a la sociedad. Que vivan un envejecimiento activo y que no caigan en las tentaciones de pasividad, aburrimiento, soledad, aislamiento, tristeza, abandono, etc. que provocan un envejecimiento acelerado y que acortan la vida humana.

… saber más sobre el autor