Fernando Ónega
Opinión

Cinismo por imperativo legal

Fernando Ónega

La nueva Legislatura ya está en marcha. Quede para la historia cómo empezó: con un circo de los diputados presos que burlaron las prohibiciones de hablar con la prensa y hablaron por las redes sociales. Hoy juran o prometen la Constitución sabiendo que lucharán contra ella e incluso intentarán derribarla. Todo un ejercicio de cinismo por imperativo legal. Las gentes del común nos preguntamos si es preciso todo esto si la Ley de Enjuiciamiento Criminal y el Reglamento del Congreso dicen que, con un juicio abierto, no se puede ser diputado. Pero tenemos que aguantarlo y aplazar los problemas urgentes de los españoles porque somos muy garantistas. Viva pues el garantismo, aunque venga acompañado de un poco de gilipollez.

0

No hay comentarios ¿Te animas?