Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayuso
Onega Fogonazos

 

Ignoro quién tiene razón y, además, no tengo autoridad para atribuirla. Solo sé –me refiero al enfrentamiento entre el gobierno central y la Comunidad de Madrid– que el espectáculo político es deprimente. Se decretó el estado de alarma y este fin de semana se pudieron leer estos titulares: “Pulso institucional entre el gobierno y la Comunidad Autónoma” y “Prima la política sobre la salud”. Ayer se pudo leer también que, para decretar la alarma, el ministro Illa se basó en datos viejos, de la semana anterior. Hoy se puede leer que el PP manipula datos para culpar a Sánchez. Y ahora la pelea será por decidir, cuando llegue el momento, si el descenso de contagiados se debe a las medidas de Madrid o a las de Moncloa. Hay un clima de ajuste de cuentas a la señora Ayuso por su agresividad contra el presidente del gobierno. Hay una descarada lucha por el poder, con los fantasmas de una moción de censura o unas elecciones en el horizonte. Y hay un pésimo ejemplo de partidismo que duele. Duele sobre todo a quienes sufren y temen en un contagio, a quienes velan el cadáver de un pariente o un amigo. Que gane quien tenga que ganar políticamente. Pero, por favor, que la víctima no sea la salud.

 

1
Paulino González Fernández Hace 8 días
FERNANDO, por desgrcia es la SALUD la que se lleva la peor parte de todo ewsted girgay politico. No se merece estar donde estan muchos de los que estan provocando esto.