Fernando Ónega
Opinión

Ante el Día de Difuntos

Fernando Ónega
Ante el día de los difuntos
Onega Fogonazos

 

¡Qué nostalgia, queridas y queridos lectores! Hace un año, un día como hoy, estabais haciendo el equipaje para una escapada, que el puente de Todos los Santos es sagrado. Muchos, comprando flores para honrar la memoria de vuestros difuntos. Y este año, escapada, ni una, con la excepción de quienes se pudieron marchar antes. En los cementerios también se impone la limitación de aforo, como si fuese un teatro. Y en esos cementerios están los miles de fallecidos que no pudieron ser despedidos: la mayoría de las víctimas del Covid enterrados con frialdad, sin amigos que les dieran el último adiós. Y ahora, cuando llega el día de honrarlos, muchos de ellos se volverán a sentir solos y abandonados. Si están fuera de la comunidad autónoma, porque lo impide la autoridad. Si están en la misma comunidad, porque funciona el miedo y por el puñetero aforo. Por todo ello, entristecido por el panorama y pensando en mis padres, solo acierto a repetir lo que nunca fue más verdad que ahora: ¡qué solos se quedan los muertos! Pero también me queda una esperanza: una oración, aunque sea lejana, nadie me la puede confinar.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?