Demanda de mascarillas
Onega Fogonazos

 

Me impresionó y me dio mucha envidia una de las imágenes que he visto ayer en televisión: en el aeropuerto de la Ciudad de México, unos empleados repartían mascarillas a los pasajeros. Resultó inevitable la pregunta: ¿de dónde las sacarían? Y la respuesta es tan obvia como esta: sencillamente las tienen. México tiene mascarillas para dar y tomar. Miremos ahora a España: ni siquiera intentamos comprarlas, porque sabemos que no existen. Se han convertido en material de contrabando, quizá de joyería, quizá reservada a seres excepcionales que, por el bien de la patria, no se pueden contaminar. Después lees que portavoces del señor Torra salen a los medios informativos a denunciar que el gobierno boicotea la llegada de ese material a Cataluña. ¡España les roba, ahora las mascarillas! Y en Madrid, la presidenta Díaz Ayuso denuncia también desabastecimiento sanitario. Al margen de los manejos políticos, ¿qué está pasando? ¿Por qué este espectáculo de tercer mundo de médicos haciendo batas con bolsas de basura pegadas con esparadrapo? Alguien lo tiene que explicar.

 

1
Paulino González Fernández Hace 3 meses
Fernando, no hace falta explicarlo, lo explica solo una palabra: CORRUPCION.