Fernando Ónega
Opinión

Madrid, unas elecciones para la historia

Fernando Ónega
Madrid, unas elecciones para la historia

 

1.- Una victoria épica

No es que Isabel Díaz Ayuso haya ganado las elecciones. Es que obtuvo cuatro victorias: la de las urnas, la que ganó a las encuestas del CIS, la que humilló a Pedro Sánchez y la que hace replantear su futuro a Pablo Iglesias. Obtuvo más escaños que toda la izquierda junta. Y fue un triunfo suyo. Suya fue la imagen de la campaña, suyos los méritos de la seducción, suya la astucia para sortear los temas incómodos y suyo el premio de los sectores que la subieron al pedestal: los contribuyentes que le agradecen su política fiscal, los empresarios de la hostelería, las gentes de los espectáculos como Nacho Cano y los ciudadanos que quizá no votaron la libertad del eslogan, pero sí las pequeñas libertades que Ayuso representó.

2.- Las claves fundamentales

¿Cuáles han sido los méritos de esta chica, que no hizo bien el único debate de la campaña ni deslumbró en la mayoría de sus declaraciones? Se ha escrito mucho sobre sus teorías sobre la libertad. Hay literatura magnífica sobre las pequeñas libertades que ella representó. Para este cronista, la clave fundamental ha sido la economía y, dentro de la economía, los impuestos. La gente y las empresas van a Madrid porque en Madrid se paga menos. Y esa gente y esas empresas valoran especialmente el impuesto de sucesiones. Lo supo ver Ángel Gabilondo, y lo primero que dijo fue que no los subiría, pero provocó el efecto contrario al buscado: le dio la razón a Ayuso y no resultó creíble por la insistencia del gobierno central en la normalización fiscal.

3.- Los derrotados

Fue un plebiscito y los derrotados fueron todos los demás, salvo Mónica García y Más Madrid, que dieron el sorpasso al PSOE y asumen el liderazgo de la izquierda. El primero, Pedro Sánchez, al que Ayuso tuvo la habilidad de enfrentarse como si fuese candidato. Los escaños de Gabilondo son un formidable fracaso y, aunque lo haya dicho Pablo Casado, un voto de censura popular. El segundo, Pablo Iglesias, mucho líder para tan poco fruto y con dos humillaciones: ser el partido con menos representación y ser superado por Más Madrid, por Mónica García, como si fuese una venganza de Íñigo Errejón. No le quedó más remedio que retirarse. Y también muy triste, Ciudadanos, que desde las elecciones generales no ha sabido responder al gran interrogante: para qué sirve votarlo.

4.- Dos lecciones

Y ante nosotros, el futuro. Primero, la decisión más fácil, que es gobernar sin Vox, pero ganar su apoyo. Y después, la magia de la gran incógnita: ¿esto es el principio del cambio de ciclo? Cuidado, señor Casado. Hace bien en pregonarlo, es su obligación, aunque Madrid es España, pero no toda España es Madrid. 

A mi juicio, lo que debe quedar de este día son dos modestísimas lecciones. La primera, que importa mucho el candidato, tanto o más que las siglas. La segunda, que importa mucho el mensaje. El gran derrotado de hoy es el tremendismo, el lenguaje guerracivilista, la confrontación por la confrontación y el invento de problemas que no existen y hacen olvidar los problemas que acucian. El mensaje agresivo ya no está en el idioma que habla este país. Aunque solo sea por esto, valió la pena esta votación.

Sobre el autor:

Fernando Ónega

Fernando Ónega

Fernando Ónega (Mosteiro, Pol, Lugo, 15 de junio de 1947) es periodista y presidente del Comité Editorial de 65Ymás. Fue director de prensa de la Presidencia del Gobierno de Adolfo Suárez, siendo el autor de buena parte de sus discursos, entre ellos el conocido "Puedo prometer y prometo", que inspiró su sección diaria en Más de uno, el programa de Carlos Alsina, llamada Puedo opinar y opino.

Además, fue director de informativos en varias cadenas de radio, mientras que en 1992 y 1993 asumió el cargo de director de Onda Cero. Desde abril de 2015, colabora en Más de uno, así como en La Brújula, con una carta diaria en el programa de Juan Ramón Lucas. Desde el año 2019 es además presidente del Comité Editorial diario 65Ymás, la voz de los mayores, donde escribe una columna de opinión diaria.

También analiza la actualidad cada día a las siete de la mañana, planteando los temas de la tertulia una hora después. En 2020 recibió el Premio Ondas, galardón que reconoce casi 40 años de análisis político diario en la radio. Un cronista imprescindible desde los primeros tiempos de la transición. Una voz escuchada y respetada por su rigor y su neutralidad.

… saber más sobre el autor