Miguel Ángel Martínez Coello
Opinión

Lo mejor es quejarse de vicio

Miguel Ángel Martínez Coello
Lo mejor es quejarse de vicio

Pocas cosas quedan ya por decir. 

Este confinamiento ha provocado que cada uno de nosotros descubriera talentos ocultos y también vicios nuevos ante este cambio tan drástico en la convivencia con los que nos rodean.

Lo positivo es la capacidad de pensar en positivo… es decir, toda esa batería cultural, anímica y resiliente que nos empuja a superarnos, sobre todo a aquellas personas que saben lo que es eso… el perder algo importante; me explico… ver morir a una madre, perder un hijo en un accidente, asumir un cáncer, quedarse sin trabajo, enfrentarse a un desahucio o cualquier otra injusticia…. eso, sí te marca la vida.

La diferencia es que como eso sólo te está pasando a ti… basta con la palmadita en el hombro y las falsas consabidas palabritas de ánimo de “te acompaño” de un sentir imposible de compartir.

La confinación social es casi lo mismo, pero en vez de sufrirla cada uno por separado, lo importante de la cosa es echarle la culpa a los demás, y ¡a mí, plin!

 Sabido es de siempre que la culpa no la quiere nadie, porque la responsabilidad, la autoestima y la capacidad de superación no permite obstáculos. El camino más fácil siempre es ir recto, sin desviarse, con anteojeras que nos impidan ver más que lo que hay en frente… y así nos va.

Ante la apertura a esta mal llamada “nueva normalidad”, comprobamos que no hemos aprendido nada, que prima nuestro ego, y que lo de los demás nos importa un pito, aún menos que antes de la pandemia. Estoy seguro que si preguntamos a alguien por qué lleva la máscara, la respuesta será…, para no contagiarme, en vez de…, para no contagiar a los demás.

Ande yo caliente y ríase la gente,… ya lo decía Góngora 

Esa es la diferencia


Miguel Ángel Martínez Coello
Responsable de prensa y comunicaciones de Fegaus (Federación Gallega de Estudiantes Universitarios Senior) y Caumas. Alumno Senior de la U-Vigo Campus de Ourense, Artista, columnista e investigador en periodismo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?