No me digáis que puede ocurrir. No me digáis que por las aspiraciones de Pablo Iglesias, por el cordón sanitario de Albert Rivera, por los juegos de poder en Navarra, por lo impresentable que sería pactar con independentistas, estamos condenados a repetir las elecciones generales. No me digáis que por la aparición de los bloques se han creado dos frentes irreconciliables que hacen imposible un gobierno de auténtica cooperación no limitado al PSOE y Podemos. No me digáis que los intereses de partido se vuelven a imponer a los intereses nacionales. No me digáis que en España no es posible una gran coalición, si siempre fue posible y saludable en Alemania. No me digáis nada de esto porque, para ese resultado, la próxima vez que les vote su padre.

2
Maria Hace 2 meses
Llevo varios dias pensando lo mismo.¿Para que voy a votar si no se respeta la decisión del pueblo a través de las urnas?.No volveré a hacer el ridículo.
Jose Antonio Hace 2 meses
Más de acuerdo no puedo estar! Pero de qué están hechos nuestros políticos, son españoles o extraterrestres? Gracias Fernando por romper una lanza en favor del ciudadano normal.