Fernando Ónega
Opinión

No todos somos iguales

Fernando Ónega
El año del Covid se ceba con los hogares: 1.197.000 tienen a todos sus miembros en paro- Foto: Europa Press
Fogonazos

 

Un mes más llegaron los datos del paro y vuelven a ser una inyección de miedo: aquí no se crea empleo ni posiblemente se creará hasta que se supere el maldito virus. Hasta ahora parecía que solo las pequeñas y medianas empresas destruían puestos de trabajo, por su menor capacidad de resistencia ante la crisis, pero ahora varias de las mayores empresas van a plantear expedientes de regulación que afectarán a 15.000 trabajadores. Se publican estudios sobre la evolución de los salarios y ha sido afectados también por el covid: durante el año pasado, los trabajadores españoles han perdido un 3,1 por ciento de lo que percibían. Parece un porcentaje pequeño, pero, según Adecco, es el mayor descenso salarial de los últimos cincuenta años. Malos tiempos, muy malos, para el bienestar. Y además, parece que no se libra nadie. Pero no es verdad. Gran parte de los ejecutivos de empresas del Ibex ganaron más el año pasado. Y no se conocen expedientes de regulación de empleo entre ellos. Yo les aconsejaría que, al menos, no lo dijeran. Hay mucha gente que se puede cabrear.