Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Tres propósitos para cuidar nuestra salud en el nuevo curso

Ramón Sánchez-Ocaña
Pasear por playas o lagos provoca efectos positivos para la salud mental
Pildoras

 

Lo dijimos muchas veces: de la salud hay que ocuparse, no preocuparse. Ese puede ser el propósito que anime el nuevo curso

Tres son las áreas clave en la prevención de la salud. La primera cumplir estrictamente con las vacunas, que tenemos asumido que son infantiles, pero también las hay –y muy importantes– de adultos. 

La segunda, mejorar el estilo de vida: alimentación correcta, algo de ejercicio físico, restricción de tabaco y moderación de alcohol.

La tercera, comprometerse a hacer las revisiones oportunas que permitan detectar tempranamente cualquier alteración. 

Busque una fecha para el análisis de sangre y para la revisión de sus niveles de colesterol, de azúcar, y de tensión arterial.

Si es mujer, recuerde su mamografía y su citología. También si se han cumplido los 50 años conviene hacerse la revisión de colon. Y para prevenir la osteoporosis, si tiene antecedentes, no esta de mas una densitometría.

Si es varón, a partir de los 50 sus revisiones deben ser de próstata y de colon. Por supuesto, la revisión general y los análisis correspondientes para conocer triglicéridos y colesterol y tomar medidas en caso necesario.

Y tanto ellas como ellos, deben vigilar todo el sistema cardiovascular sobre todo si son fumadores.

Para todos: aprenda a parar la prisa. Y organice su mente. Es interesante disponer todos los días de un ratito para organizarse mentalmente.

No hace falta que se proponga hacer ejercicio o deporte espectacular. Basta con que TODOS los días busque media hora para andar.

Intente organizar bien su sueño. Cuando se duerme lo suficiente, amanece de otro color.

Destierre la frase de “son cosas de la edad”. Son cosas de la menopausia, de la próstata, de la dejadez...

Recuerde que el trabajo es importante, pero que es solo una parte de lo mucho más importante que hay en la vida.

Y el mejor propósito: active la mente. Los gimnasios están llenos para mantener el cuerpo en forma. Pero no hacemos nada para mantener en  forma nuestro cerebro. Y está demostrado que una vida intelectualmente activa, previene el envejecimiento cerebral.

Recuerde que el simple incremento en la ingesta de verduras y la disminución de grasas animales puede reducir la incidencia de cáncer hasta en un 20 por 100.

0

No hay comentarios ¿Te animas?