Consejos

Claves para limpiar las prendas de ante y eliminar las manchas de grasa

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 24 de septiembre de 2019

2 minutos

Necesitas un cepillo especial para igualar la piel, talco y en algunos casos agua con amoniaco

Claves para limpiar las prendas de ante y eliminar las manchas de grasa

El ante o gamuza es un material que se obtiene a partir de la piel curtida de distintos animales. Su tacto es suave, aterciopelado y elegante por lo que es habitual que esté presente en el calzado y también en prendas como cazadoras. En el armario de otoño-invierno suele siempre haber una pieza con este tejido, pero hay que saber cuidarlo y limpiarlo bien, ya que suele absorber con bastante facilidad la suciedad debido a su acabado poroso.

Cepillos especiales

La manera de mantener estas prendas como si las acabaras de comprar es cepillándolas con regularidad. El ante se aplasta con facilidad y es por ello que genera tonalidades diferentes afeando la pieza. El cepillo que debes usar es uno específico para esta textura. En tiendas especializadas lo encontrarás. Hay que pasarlo a contra pelo y con aplicaciones cortas, no enteras, sobre toda la chaqueta, falda o zapato.

Los cepillos metálicos tienden a estropearlo algo más por lo que no es recomendable abusar de ellos. Los podemos encontrar de goma también. Las cerdas puedes ser suaves o fuertes, de modo que tendremos que escoger las primeras si solo vamos a cepillar y eliminar manchas fáciles, y la segunda opción para acabar con alteraciones que sean más complicadas de quitar. Del mismo modo, existen limpiadores con químicos aptos para el ante y sustancias que ayudan a protegerlo en formato de espray.

Manchas de grasa

Si se nos mancha con grasa, debemos actuar rápido tratando de absorber todos los restos que podamos con un papel o trapo. Y el resto lo puedes quitar echando algo de polvos de talco, pero dejándolos actuar durante unos minutos. Al quitar este la parte grasienta se tiene que haber adherido al talco y por tanto, haber desaparecido. Después solo será necesario que cepilles de nuevo y ya tendrás como nueva tu pieza.

Otra cosa es que hayas descubierto el manchón de grasa cuando ya esté seco. En este caso, puede ser una buena opción utilizar una mezcla de agua con amoniaco, pero en muy poca cantidad, sobre un cepillo de dientes será más que suficiente. A continuación has de aclarar y de nuevo pasar el cepillo, esta vez, el de ante sobre toda la ropa a tratar para que quede igualada.

En el caso de que se nos moje, no debemos asustarnos. Es el momento para cepillarla bien y que se seque al aire libre, sin que le dé el sol directamente.

0

No hay comentarios ¿Te animas?