Consejos

¿Cómo podemos conseguir recuperar el antiadherente de una sartén?

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Miércoles 8 de enero de 2020

3 minutos

Te damos una serie de consejos para devolver la eficacia a este utensilio de cocina tan versátil

¿Cómo podemos conseguir recuperar el antiadherente de una sartén?

No hay nada peor a la hora de cocinar que tener una sartén que ha perdido todo el antiadherente y, como consecuencia, se pega toda la comida. Esto ocurre sobre todo en aquellas que son de teflón, es decir, que cuentan con una especie de película oscura que evita que al freír o guisar los alimentos calientes se queden incrustados en la superficie.

¿Sabías que existen unos sencillos trucos caseros para recuperar la funcionalidad y el aspecto de este utensilio de cocina? Así que, antes de tirarlo e ir a comprar uno nuevo, sigue leyendo y descúbrelos.

¿Qué necesitas? Solo sal y papel de cocina

Con estos dos elementos podrás recuperar fácilmente el esplendor de tu sartén. Pero recuerda, usa mejor sal gorda. Una vez la tengas, pon este utensilio deteriorado al fuego y cúbrelo con dicho condimento. Permanece atento, ya que empezará a saltar como si fueran chispas, al tiempo que se va poniendo de un tono amarillento.

En ese momento, retira la sartén del fuego y, con el papel de cocina antes mencionado, empieza a limpiar su superficie. Pero hazlo con cuidado, nada de frotar o conseguirás el efecto contrario y entonces sí que ya no te servirá ningún truco. Además, se precavido durante el proceso, no te vayas a quemar. Cuando la sartén ya esté fría, puedes proceder a lavarla con total normalidad. 

¿Cómo podemos conseguir recuperar el antiadherente de una sartén?

También puedes recurrir a esta otra idea, pero en este caso usando uno de los ingredientes de nuestra despensa que más empleamos en la limpieza del hogar: el vinagre. Lo que harás en esta ocasión es añadir agua tibia a la sartén estropeada para cubrir el fondo deteriorado. A continuación, vierte un vaso de vinagre blanco y remueve para que todo se mezcle bien.

Ahora es el momento de llevarla a los fogones y dejar que esa mezcla especial hierva durante unos 10 minutos. Pasado ese tiempo, apaga el fuego, retírala y agrega un par de cucharadas de bicarbonato. Al contacto con el vinagre, esa sustancia provocará una reacción que es la responsable de recuperar la zona dañada y eliminar cualquier resto de suciedad incrustada.

Y terminamos de la misma forma que en el truco anterior. Una vez fría la sartén, tira la mezcla y lávala con agua caliente y detergente para la vajilla. Eso sí, usa un cepillo suave para finiquitar el trabajo.

Si, por el contrario, se te ha quemado ante un descuido, puedes poner en práctica esta otra recomendación: añadir jabón líquido mientras la sartén está puesta en el fuego, pero sin que se queme. A continuación, frota con una esponja y verás como esos restos negros se van sin esfuerzo.

¿Y para limpiar la base quemada de una sartén?

Si ese es tu problema, no te pierdas este último consejo, al menos en el caso de que se haya estropeado por un mal uso en la vitrocerámica o los fogones.

Es cierto que puedes comprar productos especiales que hay en cualquier droguería, pero también puedes echar mano de algunos remedios y soluciones caseras que pueden ser muy prácticos. Por ejemplo, añadir bicarbonato de sodio con dos cucharadas del jabón que normalmente usas para limpiar la vajilla. De esta manera, esa parte tóxica incrustada se desprenderá con mayor facilidad a la hora de darle con una bayeta.

Hablando de estropajos, si tienes uno de aluminio, siempre puedes añadirle unas gotas de vinagre o limón y darle de nuevo a la sartén carbonizada por la base. Un remedio que será muy eficaz para este tipo de problemas en el hogar.

¿Cómo podemos conseguir recuperar el antiadherente de una sartén?

De todas formas, de nada te servirán estas sugerencias si no cuidas como es debido tu batería de cocina. Para mantener por mucho tiempo la vida útil de las ollas y las sartenes lo mejor es que, al guardarlas, no las apiles unas encima de otras, ya que se van rayando mutuamente. Lo más acertado siempre es colocarlas colgadas en un soporte para ese fin.

Si en tu cocina hay espacio de sobra puedes ubicarlas esparcidas y organizadas en varios cajones y con las ollas con su correspondiente tapa. Pero, si no es tu caso y no te queda más remedio que ponerlas unas dentro de otras, hazlo con un paño en medio para amortiguar ese roce. Pero, aún hay más si quieres cuidar tus sartenes de teflón y ollas de cocina:

  • Antes que usar un utensilio de metal, opta mejor por otros de silicona o madera para que no se estropee la superficie.
  • A la hora de cocinar, no pongas el fuego demasiado alto y echa siempre un mínimo de aceite para evitar que se pegue cualquier alimento que hagas.
  • No laves estos recipientes a menos que estén totalmente fríos, ya que de lo contrario se producirá un choque térmico. Y opta siempre por un fregado manual y no en el lavavajillas.
0

No hay comentarios ¿Te animas?