Consejos

¿Qué debemos hacer para evitar el endeudamiento por usar la tarjeta de crédito?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 31 de diciembre de 2019

3 minutos

Hemos de evaluar qué aplazamiento tenemos y el tipo de interés que se nos aplica por el mismo

¿Qué debemos hacer para evitar el endeudamiento por usar la tarjeta de crédito?

Las tarjetas bancarias son muy cómodas, pues nos permiten hacer pagos sin necesidad de llevar dinero en efectivo. Y, por supuesto, gracias a ellas es posible que realicemos compras online, ya que la mayoría de los comercios de estas características funcionan a través de este método de pago. Dentro de los dos tipos más utilizados se encuentran las de débito y las de crédito. En las primeras, el movimiento se registra de forma inmediata en la cuenta a la que se encuentra asociada. Sin embargo, en la segunda es posible postergar los pagos o incluso obtener fondos a crédito, hasta el límite que se haya establecido. Las dos tienen sus riesgos, pero estas últimas son “más peligrosas”, pues es más difícil llevar un control del dinero que nos vamos gastando, ya que no aparece reflejado en el momento.

¿Qué debemos tener en cuenta?

En las tarjetas de crédito se pueden escoger distintas opciones, de modo que el dinero se devuelve en los plazos previstos en la contratación. Es como si el banco nos lo adelantara y luego se lo tuviéramos que devolver a fin de mes o en el periodo que hayamos establecido.

Por lo tanto, es importante saber que disponer de esta modalidad de medio de pago, implica devolver el dinero y si se han generado unos intereses, se tienen que abonar del mismo modo. Normalmente, esta devolución se suele hacer durante los primeros días del mes, aunque esto es algo que habrá que determinar con la entidad.

Hay entidades bancarias que las ofrecen sin tener si quiera una cuenta corriente con ellas, pero los recibos los girarán en el banco y la cuenta que se indique. Lo mismo ocurre con las que emiten otros establecimientos financieros de crédito, entidades de pago o centros comerciales, ya que estos no disponen de autorización para abrir cuentas corrientes.

Tarjeta de crédito

Partiendo de estas premisas iniciales, que hemos de tener claras, a la hora de contratar una tarjeta de estas características tenemos que ser conscientes de lo que implica su uso, y ver qué condiciones posee.

Hay una serie de aspectos que siempre deben aparecer en el contrato. Uno de ellos es el límite de crédito del que vamos a disponer. Este puede ser modificado tanto por el usuario como por el banco, atendiendo a la política de riesgos que tengan establecida. Además, tendrá en cuenta las características del cliente, así como su solvencia.

Fíjate en la modalidad de pago

Así pues, una de las primeras cosas que debes comprobar cuando adquieres una tarjeta de crédito y prevenir, por tanto, un posible endeudamiento, es la modalidad de pago. Digamos que por defecto siempre presentan el pago aplazado, pero puedes cambiar esta indicación acudiendo a la propia entidad, o incluso a lo mejor lo puedes tramitar a través de su página web o por teléfono. Piensa que cuanto más pequeña sea la cuantía a aplazar los intereses se elevan, por lo que también deberás tener en cuenta estos aspectos y preguntar sobre este asunto. Además, según explican desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU @consumidores), “usar el crédito de la tarjeta es una opción muy cara, con una Tasa Anual Equivalente o Tasa Anual Efectiva (TAE) que frecuentemente supera el 20%”.

La manera de evitar pagar intereses es utilizar la opción de fin de mes. De esta manera, lo único que haremos será abonar en este momento todas las compras que hayamos realizado, sin ningún cargo adicional. Si no necesitamos financiación, es una de las mejores alternativas de este producto.

También existe otra opción, que es el “pago fácil”. En este caso, se ofrece aplazar las compras en distintas cuotas, pero con condiciones más ventajosas que otras posibilidades, hasta con un TAE que no supere el 5%. En el caso de compras específicas, podrías tenerla en cuenta porque puede que sea tu mejor baza.

Devoluciones de compras en internet, qué se les exige a los comercios online

Otras posibilidades

Si hemos ido acumulando deudas con la entidad bancaria, podemos intentar renegociar con la misma la manera de ir saldando las mismas. Existen distintos productos financieros a los que nos podemos acoger, pero como siempre con todos ellos debemos ser muy cautelosos y evaluar si al final nos van a resultar más ventajosos o más caros. También puedes intentar cancelar la deuda con algunos ingresos extra o ahorros que poseas, para irla disminuyendo, porque al menos conseguirás que los intereses sean menores.

Antes de recurrir a una tarjeta de crédito, tal vez sea necesario que analices si te conviene solicitar un préstamo, pues como hemos comentado este tipo de tarjetas generan unos intereses muy altos. Si pensamos que vamos a acumular una deuda considerable siempre hemos de ser previsores y no olvidarnos de que tendremos que devolverla, por lo que buscar las alternativas más baratas siempre será mejor para nuestro bolsillo.

Lo importante es saber usar todos los productos financieros de una forma responsable y no ir con la idea de que como el banco nos adelanta dinero, podemos disponer de él sin valorar las consecuencias. Recuerda que si deseas bajar el límite de crédito de tu tarjeta lo podrás hacer sin problemas, no así si lo quieres aumentar ya que te lo tendrán que autorizar.

0

No hay comentarios ¿Te animas?