Alimentación

El papel que juega la alimentación en la prevención de las enfermedades

Rosa Roch

Foto: BigStock

Jueves 23 de julio de 2020

3 minutos

Tres pilares básicos de la alimentación para prevenir las enfermedades

El papel que juega la alimentación en la prevención de las enfermedades

La alimentación es la base fundamental para prevenir las enfermedades de diferente índole y así lo demuestran diferentes estudios, especialmente cuando hablamos de tratar enfermedades crónicas. Además, juega también un papel muy importante en el buen funcionamiento del sistema inmunológico y como barrera en procesos infecciosos agudos.

Las enfermedades crónicas, como su nombre indica, son de larga duración y, generalmente, progresan de manera lenta. Enfermedades como la diabetes, cardiopatías, cáncer o enfermedades del sistema respiratorio, representan el 63% de las causas de mortalidad en el mundo. Se tratan de enfermedades claramente vinculadas al estilo de vida y es por ello por lo que llevar una alimentación sana y equilibrada, hacer deporte y vigilar nuestro estilo de vida será fundamental para prevenir este tipo de enfermedades.

Curiosamente, tenemos a nuestro alcance una gran variedad de alimentos para llevar una alimentación equilibrada y rica en nutrientes y, por el contrario, paradójicamente, la sociedad está sobrealimentada y malnutrida. La OMS (@WHO) lo define como “La doble carga de la malnutrición”, es decir, igual de malo es el exceso de calorías y nutrientes como el azúcar, el sodio o las grasas saturadas, como el déficit de vitaminas o minerales necesarios para el buen funcionamiento del metabolismo. Y es que hoy en día hacemos un uso excesivo de alimentos procesados que tienen una alta carga calórica y escasa a portación nutricional que pueda favorecer la salud natural de nuestro organismo.

Para prevenir las enfermedades hay que cuidar tres pilares fundamentales de la alimentación: que sea una alimentación natural, nutritiva y antiinflamatoria. No hace falta mencionar que, además hacer ejercicio físico diario y estar en equilibrio físico y emocional.

 

bigstock Woman Eating Salad 11714789

Alimentación natural

Cuando nos referimos a alimentos naturales hablamos de los que son fruto de la tierra y no han sido procesados o tienen una mínima intervención del ser humano.

Vegetales cultivados de manera orgánica, sin pesticidas, son los mejores por el aporte de nutrientes que obtienen de suelos ricos en minerales. En el caso de las carnes pasa lo mismo, todos aquellos animales que han sido criados en libertad, que hayan sido alimentados con plantas y frutos, crecerá de una manera natural, su carne será rica en omega·3, fibrosa y con poca grasa y, obviamente, sin hormonas.

Alimentación nutritiva

No solo comemos porque tenemos hambre, lo hacemos para obtener la energía y los nutrientes que harán que nuestro cuerpo funcione adecuadamente. Esta energía se consigue con el aporte de calorías, pero el estilo de vida sedentario y todas las comodidades que adoptamos, hacen que el aporte de calorías sea excesivo y debamos disminuirse sin que sea vea comprometido el aporte de nutrientes. Es decir, llevar una dieta menos calórica pero más nutritiva para evitar la obesidad.

El hambre aparece por la necesidad que tiene el cuerpo de nutrientes. Si le damos comida de mala calidad, con calorías y pocos nutrientes, el cuerpo no llegará a saciar esa necesidad, pedirá más y se aumentará el aporte innecesario de calorías. En este sentido hay que evitar los alimentos refinados, pastas y bollería y optar por alimentos naturales.

Alimentos antinflamatorios

La carne magra, que contiene grasa, y los productos lácteos favorecen la inflamación.

Una dieta antinflamatoria ha de proveer al organismo de unos niveles de glucosa adecuados, evitando los azúcares refinados tipo la sacarosa y harinas blancas. Los hidratos de carbono es recomendable que se obtengan de los cereales integrales, de las verduras y de las frutas. Por otro lado, es importante incorporar alimentos antioxidantes, verduras ricas en carotenos como son las zanahorias, los tomates, la remolacha, la col lombarda, es decir, todas aquellas frutas y verduras bien coloridas.

Finalmente, hay que tener en cuenta que pescados grasos como el salmón o las sardinas son ricos en ácidos grasos omega 3, esenciales para nuestro organismo, al igual que el aceite de oliva virgen extra.

0

No hay comentarios ¿Te animas?