Alimentación

Una dieta baja en grasas podría disminuir los niveles de testosterona en los hombres

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Miércoles 22 de enero de 2020

3 minutos

Así lo afirma un estudio en el que además se tuvieron en cuenta otros hábitos y factores de salud

Seguir una dieta baja en grasas disminuye los niveles testosterona en los hombres
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Miércoles 22 de enero de 2020

3 minutos

Las dietas bajas en grasas, es decir, aquellas que se basan en un plan de alimentación en el que se reduce el nivel de estas sustancias, generalmente las que son más nocivas para la salud, reducen los niveles de testosterona en los hombres. Al menos así lo afirma un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Chicago Medicine (@UChicagoMed), en Estados Unidos, y publicado en la revista The Journal of Urology.

Los efectos de dietas restrictivas

En el estudio participaron un total de 3.100 hombres de todo el país, de los que a un 14,6% se les sometió a una dieta baja en grasas, y a un 24,4, siguieron una dieta mediterránea basada en frutas y verduras, cereales integrales, aunque con escasas proteínas y productos lácteos.

Tras analizar los niveles de testosterona sérica en ambos grupos, se observó que los que habían disminuido los alimentos grasos presentaban una media de 411 ng/dL de esta hormona, mientras que los otros llegaron a los 413 ng/dL.

Al mismo tiempo se hicieron ajustes relativos a la edad de los individuos, su Índice de Masa Corporal, la cantidad de ejercicio físico que realizaban y los problemas de salud que portaban. Después de incorporar estos parámetros, se descubrió que el 26,8% que los hombres que consumían menos grasas tenían niveles de testosterona inferiores a 300 ng/dL.

Así pues los investigadores han podido constatar que al someterse a dietas restrictivas se reducen estos índices, pero no saben determinar cuál es la alimentación más adecuada cuando se presentan niveles bajos de testosterona.

Qué son las dietas intermitentes, funciona su método de ayuno

Cómo disminuir las grasas

Para realizar una dieta baja en grasas, es necesario tener en cuenta qué tipos de estas vamos a reducir, porque no todas son nocivas para el organismo. Generalmente, se suelen recomendar además de para quitar esos kilos de más que presentemos, para reducir la presencia de colesterol malo o LDL, que es el que se acumula en las arterias y que puede dar lugar a la ateroesclerosis. A veces se recurre a estos regímenes alimentarios cuando hay problemas para absorber estas sustancias.

Lo ideal es mantener las ingestas en los límites recomendados y sustituir unas por otras, es decir, las más perjudiciales por las más saludables. La cantidad de colesterol que se ha de tomar cada día no ha de superar los 200 mg. En cuanto a las grasas saturadas, se aconseja que no sobrepasen el 7% del total de las colorías que se ingieren en una jornada. Estas se encuentran en muchos alimentos como productos lácteos, mantequilla, el aceite de palma y algunas carnes.

Las grasas trans son las que se han de evitar en la mayor medida posible, y se hallan en los productos ultraprocesados como las salchichas o los embutidos, la bollería industrial, los helados, los snacks, las pizzas, los platos preparados, etcétera.

La mejor opción es sustituir las grasas más nocivas por las consideradas como más sanas que son las monoinsaturadas y las poliinsaturadas. La primera se encuentra en aguacates, frutos secos como las nueces y aceite de oliva y girasol, entre otros. Las poliinsaturadas están presentes en pescados como salmón, trucha, atún… que son ricos en Omega 3, aceite de soja, frutos secos…

Grasas trans

La forma de cocinar influye también, por ello se recomienda reducir los fritos y los rebozados, que son los que más grasas absorben. Es preferible usar el horno, el microondas y los guisos. Las verduras al vapor o hervidas son una buena opción. De igual modo, al aderezar platos fríos como las ensaladas, debemos ser cautelosos con los aliños, y en estos casos, el aceite de oliva virgen extra se convierte en una de las formas más saludables para dar sabor a estos platos.

Podemos incorporar cereales integrales, el pan, el arroz, las pastas y la harina, siempre es mejor consumirlas con el grano entero, ya que tienen más fibra. Las frutas y verduras deben ser un básico en nuestra dieta. En cuanto a las carnes, las más aconsejables si tenemos que moderar las grasas son las de ave, como pollo o pavo, pero sin piel. La carne de cerdo magra es otra buena alternativa. Las legumbres, los frutos secos o los aguacates aportan igualmente un tipo de grasa que es buena por el organismo.

Qué evitar

Lo que se ha de evitar son los bollos industriales, los pasteles, las patatas fritas y todos aquellos tipos de alimentos similares, como por ejemplo los fiambres, los embutidos, etcétera.

Los expertos indican que si necesitamos bajar la ingesta de lípidos, lo primero que tenemos que hacer antes de seguir una dieta restrictiva para evitar efectos como el que se ha desprendido de este estudio, es cambiar de hábitos. El simple hecho de tomar grasas menos nocivas, no solo va a suponer que nuestra salud mejore y disminuyan los niveles de colesterol, al mismo tiempo conseguiremos adelgazar siempre que seamos disciplinados y sigamos las pautas alimentarias que nos hayan recomendado.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?