Alimentación

Soja: una legumbre para frenar la obesidad

Rosa Roch

Foto: BigStock

Domingo 17 de enero de 2021

5 minutos

Aprovecha todas las cualidades que tiene la soja, tanto para nuestros platos como para nuestra salud

Soja: una legumbre para frenar la obesidad
Rosa Roch

Foto: BigStock

Domingo 17 de enero de 2021

5 minutos

Cada vez más la soja está cogiendo protagonismo en nuestra dieta. Ya sea preparada como cualquier otra legumbre o en uno de sus muchos derivados, en ensalada, en un postre, como bebida en un desayuno, la soja es una legumbre originaria de China que aporta sabor y color a nuestros platos, además de múltiples beneficios para nuestra salud gracias a su gran contenido en proteínas de alto valor biológico.

Cómo actúa en favor de nuestra salud

La soja es un alimento con una amplia variedad de beneficios para nuestra salud entre los que podemos destacar:

Control de la obesidad: al ser baja en grasas e hidratos de carbono y, por otro lado, rica en proteínas de alta calidad, es un alimento con pocas calorías muy indicado para incorporarlo a las dietas de adelgazamiento, haciendo incidencia en las funciones metabólicas relacionadas con la obesidad, como son los índices de colesterol, la diabetes, el hígado graso o el síndrome metabólico.

Prevención de las enfermedades cardiovasculares: por el gran aporte de proteínas, lecitina e isoflavonas, esta legumbre ayuda a reducir los niveles de colesterol de LDL (el malo) y a aumentar el HDL (el bueno).

Disminuye los efectos asociados a la menopausia: Sofocos, sequedad vaginal, inestabilidad emocional… son algunos de los efectos asociados a la menopausia que gracias a los fitoestrógenos o isoflavonas que contienen la soja pueden verse aliviados. Primeros estudios, dan luz a pensar que puede prevenir la osteoporosis, ya que algunos de los componentes de la soja estimulan la producción de hueso. No obstante, estos estudios aún están por ampliar.

Barrera ante ciertos cánceres: existen estudios que relacionan el consumo habitual de soja con una baja incidencia del cáncer de mama y, en los varones, de próstata. Si bien los investigadores prefieren ser cautelosos y ampliar los estudios con nuevos datos, los resultados obtenidos en un estudio realizado por el Davis Cancer Center en California y publicados en la American Journal of Public Health, muestran cómo la genisteína, una isoflavona presente en la soja, podría reducir los niveles de los marcadores PSA (antígeno prostático específico) que se utilizan para la detección de los tumores de próstata y la velocidad de la progresión de la enfermedad.

 

Soja: una legumbre para frenar la obesidad

En la dieta

Existen diferentes derivados de la soja que podemos incorporar a la dieta según nuestros gustos y que son fáciles de conseguir en el mercado:

  • Bebida de soja: un sustituto a la leche de vaca.
  • Aceite de soja: rico en ácidos grasos omega 3 y omega 6.
  • Postres de soja: realizados a partir de la bebida de soja se pueden elaborar yogures, queso y demás derivados.
  • Harina de soja: se hace con las habitas de la legumbre molidas y tostadas.
  • Salsa de soja: se usa habitualmente en la cocina oriental para aderezar los alimentos.
  • Miso: se trata de una producto fruto de la fermentación de las semillas de soja en agua con sal.
  • Tofu: utilizado para elaborar paté y batidos, se trata de batidos de soja cuajado.
  • Okara: sirve para elaborar galletas y croquetas y se trata de la pulpa que queda tras escurrir la soja una vez cocida.
  • Lecitina de soja: sirve para el tratamiento de la hipercolesterolemia.
  • Comprimidos de isoflavonas de soja: se utiliza para aliviar los síntomas que produce la menopausia.
  • Como ingrediente para la elaboración de hamburguesas o albóndigas.

 

Soja: una legumbre para frenar la obesidad

La soja como sustitutivo de la leche

Como hemos visto existen diferentes derivados de la soja y entre ellos la bebida de soja, un sustitutivo de la leche de vaca ideal para aquellas personas que presentan algún tipo de alergia a la leche o de intolerancia a la lactosa o, también, para aquellas personas que siguen una dieta vegetariana. Es una alternativa a la leche que garantiza un buen aporte de nutrientes, aunque sí tiene ciertas limitaciones:

  • Si bien, las proteínas de la soja contienen aminoácidos esenciales en una cantidad suficiente para lo que requieren los adultos, los niños menores de dos años necesitan una cantidad mayor de aminoácidos.
  • Por otro lado, la soja no puede sustituir las propiedades de la carne, pues nuestros organismo asimila mejor el hierro que aporta la carne que el que aporta la soja. Además, esta última no contiene vitamina B12 que es indispensable para la formación de glóbulos rojos.

Visto esto, la soja y sus derivados son perfectos como complemento, pero no como sustituto de los lácteos o la carne.