Fisioterapia

Si quieres dejar de fumar, la fisioterapia respiratoria puede ayudarte a conseguirlo

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Lunes 1 de julio de 2019

2 minutos

En los primeros días es importante abordar las llamadas técnicas de aclaramiento bronquial

La fisioterapia respiratoria puede ayudarte a dejar de fumar

Te lo has propuesto cientos de veces. Y otras tantas has intentado no encenderte un cigarro. Sabemos que cuesta dejar de fumar, sobre si se lleva años haciéndolo, y has probado de todo para olvidarte por siempre de este nocivo hábito. Pero te descubrimos una nueva opción, por si no la conoces, para dejar el tabaco. La fisioterapia respiratoria. 

¿En qué me puede ayudar la fisioterapia respiratoria?

Debemos hacer caso a los expertos. Desde el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (@cfisiomad) hablan de las bondades dela fisioterapia como una parte más de los tratamientos "multidisciplinares que tratan y prestan apoyo a los pacientes que se encuentran en proceso de abandonar el hábito del tabaco".

Y más concretamente del trabajo que se hace con la fisioterapia respiratoria como una ayuda para mejorar la respuesta fisiológica en la primera semana tras dejar el tabaco. Así, en esos comienzos se practican técnicas de aclaramiento bronquial cuando estos ex fumadores nota una mayor presencia de secreciones y tos. Lejos de significar lo contrario, según estos especialistas, esas señales hablan de una respuesta satisfactoria del sistema respiratorio, uno de los más perjudicados por el cigarrillo. 

Además, no podemos olvidarnos del importante papel que realiza el fisioterapeuta. Este profesional puede ayudar a determinar las claves para superar esas primeras fases más complicadas por medio de ejercicios que le ayudarán a relajarse e ir aceptando el abandono del tabaco, además de las herramientas antes descritas.

¿Cómo afecta el tabaco al sistema respiratorio?

El principal ingrediente activo del tabaco es la nicotina, como todo el mundo sabe. Pues bien, esta sustancia hace que se estimule el sistema nervioso y se acelere el ritmo cardiaco. En resumidas cuentas, aumenta la tensión arterial. Por si fuera poco, el alquitrán, otro de los componentes, se asienta en los pulmones y el sistema respiratorio, a través del humo, y va siendo absorbido por el organismo poco a poco.

Eso por no hablar del resto de aspectos negativos que trae el tabaco en forma de cáncer, incremento del riesgo de padecer enfermedades coronarias, impotencia masculina o efectos perniciosos sobre la piel, los dientes o las uñas por destacar algunos de ellos. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?