Medicina preventiva

El consumo de tranquilizantes y su adicción, un riesgo para los mayores

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Jueves 13 de junio de 2019

2 minutos

La ingesta al alza de psicofármacos se debe a una mayor esperanza de vida y a los hábitos actuales

El consumo de tranquilizantes y su adicción, un riesgo para los mayores

El uso de tranquilizantes o antidepresivos en la sociedad española es un asunto del que se lleva años alertando. Y es que su consumo al alza es una realidad, tal y como reflejan los datos. Uno de los informes más recientes, realizado por el Círculo de Sanidad (@CirculoSanidad), una asociación formada por empresas del sector salud, desvela que entre el 2012 y el 2016, la venta de antidepresivos subió un 14,73%, al que igual que la administración de tranquilizantes, que lo hizo un 9,37%.

Entre las causas, los expertos consideran que el estilo de vida actual, así como una mayor esperanza de vida y la soledad a la que se ven abocadas algunas personas mayores están influyendo en esta situación.

Dependencia

Uno de los aspectos más inquietantes es que consumir estos productos, conocidos también como psicofármacos, puede generar adición. A estos medicamentos se accede fácilmente y, en ocasiones, se presentan como una solución rápida para aliviar situaciones que provocan malestar psicológico, como la tristeza, el estrés, el insomnio, el sufrimiento o la depresión. Sin embargo, un uso desproporcionado y descontrolado puede dar lugar a una dependencia que resulta muy difícil de controlar, indican desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona (@farmaceuticsbcn).

Como el bienestar que se obtiene tras su ingesta es instantáneo, al final se crea una especie de círculo vicioso. Así, los pacientes llegan a pensar que solo tomándolos podrán encontrar esa tranquilidad que buscan para afrontar sus problemas.

No a la automedicación

Es por ello que los expertos recomiendan no acudir nunca a los psicofármacos de forma independiente, ni recurrir a la automedicación por recomendación de otras personas y sin consultar previamente con el médico u obtener su prescripción. Además de provocar adición, una utilización inapropiada puede tener efectos secundarios, que en ocasiones se pueden confundir incluso con los síntomas psicológicos que se pretenden corregir. Esta situación complica, por tanto, el tratamiento definitivo que se necesita para abordar estos trastornos.

Además de evitar la automedicación, otro de los consejos a la hora de tomar antidepresivos es respetar siempre las pautas de ingesta que indique el facultativo. Nunca debes incrementar la dosis por tu cuenta. Al mismo tiempo, es importante acudir a un psicólogo que te ayude a afrontar las inquietudes que te abordan, y combinar el tratamiento que te indique junto a estas sustancias, si son necesarias. Hay otras muchas opciones antes de ingerir un psicofármaco.

0

No hay comentarios ¿Te animas?