Medicina preventiva

¿Cómo prevenir y actuar ante la lipotimia de una persona mayor?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 11 de enero de 2020

3 minutos

Descubre lo que puedes hacer para prestar ayuda y lo que está contraindicado en estos casos

lipotimia

Le ha dado una lipotimia o ha sufrido un síncope son dos expresiones que se escuchan con frecuencia y lo primero que hay que tener claro es la diferencia que existe entre estas dos afecciones. La Sociedad Española de Medicina Interna (@Sociedad_SEMI) explica que el primer término hace referencia a un desvanecimiento, que presenta síntomas previos evidentes que avisan de que algo no va bien en el organismo. Podríamos decir que una lipotimia es un “pre desmayo”, que puede producirse o no, pero en general no hay pérdida de conciencia. Si la hubiese y además se produjese de forma repentina, hablaríamos de síncope.

¿Qué síntomas avisan de una lipotimia?

Ese malestar, difícil de explicar a los demás, porque realmente no se trata de un dolor concreto y localizado, progresa deprisa y puede presentar distintas manifestaciones. Fatiga repentina, mareos y vértigos con sensación de inminente caída, náuseas, palidez acompañada de sudores fríos, visión borrosa o dolor abdominal son algunos de los síntomas habituales que, si se presentan varios de manera conjunta, hacen que la persona se encuentre realmente mal y pueda acabar cayendo al suelo.

Una lipotimia puede producirse por motivos muy diversos y algunos sí se pueden prevenir. Especialmente las personas mayores deben evitar permanecer en ayunas o con el estómago vacío un tiempo excesivo, porque esa sensación de malestar y fatiga puede iniciarse por algo tan básico como una situación de escasez de nutrientes y deshidratación.

Aunque el ejercicio es saludable y esencial para un envejecimiento activo, su intensidad siempre debe estar adaptada a la condición física del adulto mayor. Un esfuerzo desproporcionado también podría actuar como desencadenante.

Permanecer muchas horas de pie, sin descanso suficiente y atravesar periodos de intenso nerviosismo y estrés son otras de las posibles situaciones de riesgo, al igual que sufrir el impacto de una dura y mala noticia. Cuidado al anunciar a una persona de edad avanzada acontecimientos como fallecimientos o desgracias familiares.

Por último, a veces el excesivo calor, no solo en verano, sino también en invierno en ambientes con calefacciones elevadas y sin ventilación, puede hacer que el organismo experimente esta reacción adversa.

Lipotimia

Cómo actuar ante esta situación

Tanto si presencias esta situación, como si notas que eres tú el que está experimentando ese conjunto de sensaciones que pueden acabar en un desmayo, la Guía de Primeros Auxilios Samur-Protección Civil (@SAMUR_PC) da una serie de prácticas recomendaciones que conviene tener muy en cuenta:

  • Intenta mantener la calma y tranquilizar a la persona afectada. Recuerda que, en principio, puede tratarse de una situación pasajera, que se resolverá sin consecuencias graves.
  • Antes mareos o visión borrosa hay que evitar que la debilidad muscular y los vértigos provoquen una caída, que podría causar fracturas o heridas graves.
  • Tumba a la persona boca arriba con las piernas elevadas unos 45º, para facilitar la llegada de sangre y oxígeno al cerebro.
  • Hazlo en un lugar fresco y ventilado, retirando cualquier cosa que pueda dificultar su respiración: el cinturón, la bufanda o el sujetador, por ejemplo. Si hay más gente, evita aglomeraciones a su alrededor.
  • Comprueba su pulso, que puede ser débil o presentar arritmia.
  • Si la lipotimia no cede a los pocos minutos o si ves que la situación va a peor, llama inmediatamente al 112.
  • Si la persona no se recupera o ha perdido la consciencia, cambia de postura y colócala tumbada de lado, en posición de seguridad. Esto es con uno de sus antebrazos bajo la cabeza y la pierna superior con la rodilla flexionada.
  • Si el afectado se va encontrando mejor, no dejes que se levante bruscamente.
  • Lo que nunca debes hacer es darle de comer o beber hasta que la recuperación sea total, para evitar el riesgo de atragantamiento, ni tampoco administrar medicamento alguno por tu cuenta.
Lipotimia

Situaciones en las que hay que extremar las precauciones

Siempre hay que estar atentos ante los síntomas de una lipotimia, ya que los médicos recuerdan que puede quedarse en un conjunto de signos alarmantes, pero que no llegan a provocar la pérdida de conciencia y que, en la mayoría de los casos, se superan en pocos minutos, pero también puede agravarse y llegar a un síncope.

También es importante saber que esos síntomas pueden responder a una situación de hipoglucemia o hiperglucemia, como señala la Federación Española de Diabetes (@FEDE_Diabetes). Por lo que si la persona que los experimenta es diabética, habrá que tomar las medidas oportunas y acudir a recibir la atención médica necesaria de forma inmediata.

La Fundación Española del Corazón (@cuidarcorazon) recuerda que las arritmias pueden presentarse acompañadas de distintas manifestaciones. Además de las palpitaciones, los mareos, los síncopes o el dolor torácico podrían aparecer, en cuyo caso también sería imprescindible solicitar ayuda de manera urgente.

0

No hay comentarios ¿Te animas?