Sociedad

Unos abuelos se disfrazan de osos polares para poder abrazar a sus nietos

65ymás

Foto: Twitter @CllrWalshaw

Martes 12 de enero de 2021

3 minutos

Llevaban sin verse en persona desde marzo: "Son las mejores 15 libras que he gastado en mi vida"

EqF6ZIiXAAIecQO
65ymás

Foto: Twitter @CllrWalshaw

Martes 12 de enero de 2021

3 minutos

Son los nuevos osos amorosos. Dos abuelos que llevaban desde marzo sin poder abrazar a sus nietos por culpa de la pandemia del coronavirus han podido hacerlo finalmente gracias a unos disfraces de oso polar.

Bárbara, de 71 años, y Clive Walshaw, de 73, de Bramley, en Leeds (Inglaterra), llevaban desde el 1 de marzo sin ver en persona a sus tres nietos, Quin (6 años), Morgan (8) y Mackenzie (14). La pareja ya había asumido que tendrían que verse en Navidad a través del ordenador y de la aplicación Zoom, como llevan haciendo desde que comenzó la pandemia. Sin embargo, Bárbara se topó con los osos polares inflables mientras hacía compras navideñas y se dio cuenta de que, sin quererlo, había encontrado una manera de abrazar a sus amados nietos de manera segura.

La mujer no dudó en comprar los disfraces: "Son las mejores 15 libras esterlinas (16,5 euros) que he gastado en mi vida", asegura a Daily Mail. En una escena que se ha convertido en viral, el matrimonio se coló en la casa de sus nietos y pudo por fin abrazarles sin apenas riesgo de contagio. 

 

 

"El más pequeño estaba un poco intimidado al principio por estos enormes osos polares, pero cuando se dio cuenta de que éramos nosotros, fue increíble. Reímos y lloramos, nos pudimos dar tantos abrazos... Fueron seis minutos que no se pueden describir", confiesa Bárbara.

Esta familia, muy unida, normalmente pasa juntos dos o tres días a la semana y los abuelos incluso tienen una habitación libre en su casa para sus nietos. Su hijo, Neil Walshaw, de 45 años, concejal, asegura que fue el mejor abrazo que han tenido sus hijos y un recuerdo que nunca olvidarán.

Alrededor del mediodía del día de Navidad, Neil y su esposa Hazel, de 44 años, les dijeron a sus tres hijos que habían escuchado un rumor de que había avistamientos de osos polares en el barrio. Cuando salieron, vieron a sus abuelos bajo ese enorme disfraz de oso polar. "La idea de mi madre fue increíble", afirma Neil.

 

Sobre el autor:

65ymás

… saber más sobre el autor