Sociedad

Desmontando los bulos más extendidos sobre el reciclaje

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Viernes 5 de julio de 2019

2 minutos

Reciclar no es complicado y no se mezclan los residuos ni en los camiones ni en las plantas

Los bulos sobre el reciclaje

Por una botella de plástico que tire a la basura convencional no pasa nada. Estos y otros falsos argumentos forman parte de la mayoría de los bulos que circulan alrededor del reciclaje. Dejémonos de excusas y de bulos y seamos conscientes a la hora de proteger el entorno en el que vivimos. Por eso, para aportar nuestro granito de arena a la hora de ser más responsables en materia ambiental es importante desterrar esas falsas ideas que rodean al sencillo e importante acto de reciclar

Reciclar es complicado

No hay nada más absurdo. No hace falta ser ingeniero astrofísico para separar los residuos y reciclar correctamente. Apunta si todavía te lías a la hora de clasificar los restos que generas:

  • El contenedor amarillo para los plásticos, envases metálicos como latas de conservas y briks.
  • El contenedor azul para el papel y el cartón
  • El contenedor verde para los envases de vidrio
  • El contenedor de color marrón para los desechos orgánicos y los residuos biodegradables como pieles de frutas, por ejemplo.

En los puntos limpios puedes depositar elementos de gran tamaño o que por su peligrosidad o toxicidad merezcan un reciclado aparte. 

No hay contenedores cerca de mi casa

Esto resulta poco creíble, si tenemos en cuenta que en nuestro país hay 600.000 contenedores azules y amarillos. Vamos, un contenedor para reciclar plástico y cartón por cada 77 personas.

No pasa nada si yo no reciclo

Si todos tuviésemos ese pensamiento y nadie reciclara, eso sí tendría un perjuicio grave para nuestro medio ambiente. Piensa que cada uno de nosotros genera al año más de 450 Kg de basura al año; por tanto es un argumento poco convincente que se cae por su propio peso. 

El beneficio es importante incluso reciclando una simple caja de cartón. Por lo tanto, lo mejor es dejarnos de excusas que no son ciertas y pensar en el reciclaje como una rutina diaria que debemos cumplir. Todo granito de arena, por pequeño que sea, ayuda para vivir en un mundo mejor. 

En este sentido, tampoco es cierto eso de no reciclar los residuos ya que luego se mezclan todos en la planta de reciclaje. Falso. En esas instalaciones, todos los residuos llegan por separado y se clasifican y criban por separado. Y tampoco se juntan en los camiones de recogida como se pueda pensar. 

Los bulos sobre el reciclaje

Un producto reciclado es de peor calidad que uno nuevo

Esta afirmación no es verdadera. Por ejemplo, el vidrio y los plásticos se pueden reutilizar y reciclar de manera ilimitada en muchos objetos sin perder un ápice de calidad; y, en el caso del papel y el cartón, pueden emplearse para nuevos materiales sostenibles que cumplen perfectamente la función para los que se elaboran.

0

No hay comentarios ¿Te animas?