Cultura

El Palacete de Joaquín Sorolla en Madrid, mucho más que un museo

Teresa Rey

Foto: Museo Sorolla / Ministerio de Cultura y Deporte

Sábado 22 de febrero de 2020

3 minutos

Su interior revela el gusto arquitectónico del pintor así como sus obras y diversas colecciones

El Palacete de Joaquín Sorolla en Madrid, mucho más que un museo

El Palacete de Joaquín Sorolla de Madrid, es una casa museo donde se puede apreciar prácticamente el ambiente original de esta vivienda del pintor, nacido en Valencia en el año 1863. En su interior, además de apreciar la arquitectura singular de la edificación, se puede contemplar una amplia colección, la más completa, de las obras pictóricas del artista. Se trata de una de las moradas de artista mejor conservada de Europa, en la que destaca además su jardín que fue obra de él mismo.

La estructura

La casa, ubicada en el Paseo General Martínez Campos, 37, fue obra del arquitecto Enrique María Repullés, que recibió el encargo del pintor en el año 1911. Su idea era crear un espacio en el que se compaginara su trabajo y su hogar, de tal manera que se fusionaran. Todo ello con una finalidad: poder estar con su familia más tiempo. Deseaba igualmente que contara con un amplio jardín por cuestiones estéticas y medioambientales, ya era lo que era la moda de aquel periodo.  

Es así como el arquitecto logra crear una casa en la que los estudios del artista se integran con el resto de las dependencias hogareñas, pero manteniendo a su vez la independencia. Cada zona está diferenciada y tiene un acceso propio. La parte destinada al hogar es más lujosa, mientras que los talleres se caracterizan por los techos altos, la luz cenital, suelos de madera y las paredes pintadas de rojo. El resto de las habitaciones poseen suelos de mármol, las paredes lucen blancas, sobresalen los materiales nobles y hay grandes ventanales.

Los otros lugares relevantes del palacete residencia de Sorolla son el jardín y el patio. Ambos serán inspiradores de algunos de sus cuadros. Es un espacio diseñado para el disfrute familiar, para su ocio y descanso, para que esta disfrutara de un ambiente sano, en sintonía con la forma de pensar de la corriente higienista de la época. De hecho, está ideado de tal manera que el jardín se disfrute a través de cada una de la estancias de la casa. Sus ventanales y balconcillos permiten que la luz penetre, pero también conectan el interior con el exterior, de manera que da la sensación de estar viviendo en plena naturaleza, en lugar de en una gran urbe.

comedor palacete sorolla

La casa tiene una planta noble, que acoge tres estudios contiguos con acceso propio desde el fondo del jardín. Luego estaba la zona doméstica más pública: salón y comedor, que posee una entrada desde el primer jardín, a través del pórtico principal.

En la planta primera se hallan los dormitorios de la familia, y en la segunda los del servicio. La planta semisótano, ventilada por el “patio andaluz”, contiene la cocina y otras habitaciones, y la vivienda de los guardeses. El edificio llegó a tener luz eléctrica y calefacción central.

El museo

Este palacete se ubica en el distrito de Chamberí y se convirtió en museo por deseo de Clotilde García del Castillo, viuda de Sorolla. En 1925, creó su testamento en el que donaba todos sus bienes al Estado Español, con el objeto de fundar un Museo que recogiera la obra y vida de su marido y recordarle para siempre. Finalmente se inauguró en el año 1932.

Además de apreciar la belleza arquitectónica del palacete y su construcción, el museo alberga la mayoría de objetos que el artista adquirió a lo largo de su vida. Es posible contemplar gran parte de sus pinturas y dibujos, albergando la colección más completa de este pintor.

patio andaluz museo sorolla

Hay que destacar que tanto su mujer como sus hijos realizaron sucesivas donaciones. En el año 1951 la colección del museo se amplió, ya que el hijo varón de Sorolla cedió todos sus bienes. A partir de 1982, el Estado se ha encargado también de ir extendiendo la riqueza del museo con adquisiciones diversas.

Entre los artículos que el pintor gustaba de adquirir destacan obras de escultura y cerámica, joyería popular, fotografía antigua aparte de un archivo que contiene la correspondencia que recibió a lo largo de su vida.

En la actualidad

Desde que el palacete se convirtió en museo se ha venido cumpliendo el deseo testamentario de su fundadora Clotilde García del Castillo, que aparte de conservar el legado de su marido, se centra en difundirlo, investigar en torno a su figura, la documentación y catalogación de su obra, así como el incrementar la colección en la medida de lo posible, entre otras funciones.

En la actualidad se puede visitar de varias formas, ya de manera individual, ya en grupo o en familia. Las visitas en grupo se realizan de lunes a viernes y permiten conocer las curiosidades de la estancia por medio de un guía especializado. Para concertarlas hay que contactar con el museo. Existen tarifas reducidas y abonos anuales, ya que a lo largo del año se realizan exposiciones temporales de temática variada.  

0

No hay comentarios ¿Te animas?