Sociedad

El doble confinamiento de las residencias de mayores en la zonas con restricciones

Pablo Recio

Miércoles 7 de octubre de 2020

4 minutos

Más de una treintena de localidades sufren un confinamiento perimetral en España

El doble confinamiento de las residencias de mayores en la zonas con restricciones

Cerca de 30 municipios ubicados en Castilla y Léon, Navarra, La Rioja, Aragón, Extremadura, Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía sufren actualmente un confinamiento perimetral. Es decir, no se puede entrar ni salir de ellos, salvo por razones debidamente justificadas como ir al trabajo, llevar a los hijos al colegio, acudir al médico, etc. Además, en la mayoría de estas localidades se han restringido aforos y limitado las reuniones sociales. 

Estos confinamientos han implicado un doble encierro en las residencias de mayores, ya que muchas han visto incrementadas las restricciones y, las que no, ya contaban con algún tipo de limitación para proteger a sus residentes del COVID-19. 

Cabe recordar que cada Comunidad y cada centro deben tener planes y protocolos específicos en los que se prevén las situaciones en las que deben abrirse más o menos a las visitas o restringir la actividad interna. A nivel estatal, únicamente existe un Plan de Respuesta Temprana con recomendaciones genéricas y una orden del Ministerio de Sanidad, del 14 de agosto, por la que se insta a que se limiten las visitas a una sola persona –por un tiempo máximo de una hora al día– y a que se restrinjan las salidas al mínimo. 

Contra la desatención en las residencias y de los servicios sociales

Falta de un criterio común para toda España

De esta manera, dependiendo de la Comunidad se ha impuesto o no un doble confinamiento a los residentes a causa del cierre perimetral de los municipios confinados. Por ejemplo, en Casariche (Andalucía), la propia orden de la Junta de Andalucía por la cual se cerraba la localidad incluía una prohibición de realizar visitas a los residentes, entre otras medidas.

Lo mismo ocurre en León (Castilla y León) o en Alcázar de San Juan (Castilla-La Mancha), donde ya no se aplica únicamente la Guía de actuaciones en las residencias y centros de día públicos y privados de personas mayores en Castilla y León o el RESICOV manchego, sino que se tiene en cuenta la situación epidemiológica de la localidad en cuestión y se han prohibido las visitas, ya tengan las residencias casos, o no. Cabe recordar que, con anterioridad, se limitaba más o menos la actividad de un centro según su situación interna, como en el caso de Castilla y León, donde se dividen entre residencias 'sin COVID' y 'mixtas' (con positivos).

Por otra parte, existen casos especiales, como el de Miranda de Ebro (Castilla y León), en el que la Consejería de Sanidad pidió la suspensión de las visitas y salidas, pero en el que un tribunal decidió permitir que los residentes pudiesen salir, aunque avaló, por contra, la prohibición temporal de los vis a vis con familiares. 

También cabe referirse al ejemplo de los municipios confinados de Calahorra y Arnedo (La Rioja) en los que sus residencias, al igual que las de toda la región, ya suspendieron semanas atrás las visitas. En concreto, esta decisión se tomó a finales de agosto, ante el aumento de positivos de coronavirus en la Comunidad. 

Finalmente, otros, aplican criterios de incidencia acumulada para tomar esta decisión, como por ejemplo en Navarra, donde no se tiene en cuenta si el municipio está, o no, confinado, sino aspectos cuantitativos –además de si hay o no casos en las residencias– a la hora de abrir o cerrar un geriátrico: tienen restricciones los que se encuentran en aquellas zonas con una incidencia en COVID-19 superior a 3 positivos por cada 1.000 personas.

Aun así, desde esta Comunidad se promueven las salidas de los mayores en estos contextos, cosa que no sucede en todas las regiones. "Se permitirán salidas al exterior, si las residencias disponen de espacios seguros en su entorno (promovidos por los municipios y confirmados por el Departamento de Derechos Sociales)", añade el protocolo del Gobierno Foral para los casos de centros confinados a raíz de una mayor incidencia acumulada en su zona básica de salud. 

Residencias

El caso madrileño 

En el caso de la Comunidad de Madrid, el sistema es algo más complejo, puesto que en la orden de cierre perimetral de la capital del país y de una decena de municipios de la región no se menciona a las residencias.

Por ello, se sobreentiende que los centros deberán seguir funcionando, por el momento, siguiendo los protocolos de la región y su sistema de 'Niveles', en el cual se toman decisiones en base a la inmunidad de grupo, la incidencia acumulada en los últimos 7 días en la Comunidad y en si hay o no casos positivos o sospechosos en los centros. 

Actualmente, Madrid estaría en el nivel 3, puesto que la incidencia es superior a los 80 casos por cada 100.000 habitantes en 7 días (222, con datos del Ministerio de Sanidad del lunes 5 de octubre). Por esta razón, en esta fase, dependiendo del grado de inmunidad del centro (consulta aquí el porcentaje de usuarios con anticuerpos en cada residencia) se pueden hacer más o menos actividades. 

Así, en los centros con más del 70% de los residentes con anticuerpos, se permiten salidas con limitaciones y dos visitas a la semana de una hora con cita previa. En cuanto a las residencias con entre el 50 y 70% de mayores inmunizados –en base a los estudios serológicos hechos en septiembre– no se permiten las salidas y podrán ver a los familiares dos veces a la semanas. Por último, en los centros con inmunidad baja, menos de 50%, sólo se podrán recibir visitas una vez a la semana y están prohibidas las salidas. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?