Política

Los puntos débiles del gran plan de Sánchez: exige celeridad y más apoyo a autónomos, según expertos

Pepa Montero

Miércoles 18 de marzo de 2020

1 minuto

Las medidas relacionadas con la Seguridad Social, claves para evitar el cierre de empresas

El plan de 200.000 millones, positivo pero exige celeridad y más apoyo a autónomos, según expertos

 

Temor a que la flexibilización de ERTEs sea un coladero de despidos y afecte al talento sénior

El Gobierno movilizará hasta 200.000 millones para paliar el impacto del coronavirus

El Ejecutivo destina 600 millones para mayores, dependientes y colectivos vulnerables

Aprobada una moratoria en el pago de hipotecas por el coronavirus

Se agilizan ERTEs, se dará el paro sin cotización mínima y se permitirán reducciones de jornada

PDF: Borrador Real Decreto medidas en el ámbito laboral

Cifras del coronavirus en tiempo real

 

El paquete de medidas aprobado este martes por el Consejo de Ministros para mitigar el impacto económico del coronavirus, con el que el Ejecutivo de Pedro Sánchez (@sanchezcastejon) movilizará hasta 200.000 millones de euros en fondos para empresas, familias, autónomos y trabajadores que pierdan sus empleos, es un plan de choque muy potente, que va en la buena dirección ya que envía una señal positiva a los mercados (y a la ciudadanía) e indica que el Ejecutivo está decidido a que la crisis sanitaria no se desplace a la economía real con repercusiones en el medio plazo.

Esta es la valoración mayoritaria de los expertos consultados por 65Ymás, que resaltan las medidas de carácter social, como la no interrupción por impago de los servicios básicos de agua, luz, gas y telecomunicaciones, y también la moratoria hipotecaria para los más desfavorecidos. Sin embargo, apuntan que para que estas medidas sean efectivas deben aplicarse con celeridad, sin marañas burocráticas, y ser complementadas con un mayor refuerzo para los autónomos y sectores como el turismo. 

Para María Jesús Fernández, economista sénior de Funcas (@FUNCASES), se trata de favorecer que fluya el crédito a empresas para que esta crisis de liquidez no se convierta en una crisis de solvencia. "Son medidas positivas para generar un estado de ánimo más favorable y dar confianza respecto al impacto económico. Ahora bien, España tiene una deuda muy elevada, la prima de riesgo va subiendo… y el peligro es que esta crisis, que ya es internacional, acabe transformándose en una crisis financiera". A esta experta le parece que los 100.000 millones de euros en avales a empresas es "una cantidad adecuada, contundente".

 

Reunión coronavirus

Fernando Simón, en la reunión del martes del comité contra el coronavirus.

 

El también economista José Antonio Herce (@_Herce) cree que las medidas de este plan de choque van en la buena dirección, pero advierte: "Tenemos una hemorragia económica que va a más. Las microempresas o autónomos que han aguantado hasta hoy, no pueden aguantar mucho más, y mañana o pasado cerrarán o despedirán a sus trabajadores". Su opinión es tajante: las medidas no se pueden demorar, es urgente que exista celeridad en la cadena de pagos, es decir, que los pagos no se queden sin contrapartida, que si alguien no puede pagar la hipoteca, que otro la pague para que ese acreedor no se quede sin a su vez pagar la luz o a sus proveedores, que un trabajador en paro reciba rápidamente su prestación de desempleo, etc.

La eficacia económica del plan aprobado por el Gobierno depende, entre otras cosas, de que no se alarguen los pasos administrativos, porque para entonces "muchos de los empleadores pueden haber muerto ya, y no por el coronavirus, sino por el virus económico y financiero", alerta José Antonio Herce.

Un aspecto en el que también incide el economista Javier Santacruz (@santacruz_s_a) a quien la moratoria hipotecaria le parece poco relevante, "porque eso se puede acabar perdiendo en un marasmo de burocracia, igual que la medida de no poder cortar la luz, agua o gas... Lo que sí es muy importante y va en la buena dirección es la financiación con cargo a la Seguridad Social de los ERTEs y el control accionarial de las empresas españolas". 

Hacen falta medidas complementarias

"En los próximos días, seguramente se anunciarán otras medidas. En mi opinión, y sin perder la urgencia que requiere la situación actual, me parece inteligente tomar medidas de forma secuencial, por varios motivos. En primer lugar, estamos en una crisis dinámica con mucha incertidumbre, y surgirá la necesidad de medidas complementarias para colectivos como los autónomos o sectores como el turismo, por ejemplo)", considera el subdirector de Fedea, José Ignacio Conde-Ruiz (@conderuiz). Este economista cree también que hay que esperar a ver cómo y a cuánto van a ascender los recursos que se van a movilizar a nivel europeo.

 

 

Para Enrique Devesa, doctor en Economía por la Universidad de Valencia, "ha sido muy impactante la cuantía de 200.000 millones que ha anunciado el presidente, aunque después ha afirmado que el Gobierno solo va a destinar unos 117.000 millones; dejando unos 83.000 millones a cargo del sector privado. Pero la mayor parte de esta cantidad, 100.000 millones es para avales y líneas de crédito. Por lo tanto, solo quedan unos 17.000 millones para todo lo demás. A mi modo de ver, la valoración del coste de las medidas respecto a la Seguridad Social se ha quedado corto".

Según Devesa, el gran desembolso en prestaciones de desempleo y por cese de actividad de autónomos (sin perjudicar el cobro de prestaciones futuras), la exoneración en el pago de cotizaciones de las empresas acogidas a un ERTE y a los autónomos que queden en paro, acarrearán un coste muy superior a los 17.000 millones. "A pesar de todo, yo entiendo que estas medidas relacionadas con la Seguridad Social son claves para evitar el cierre de muchas empresas; el problema es cuánto necesitaremos para digerir el atracón de la crisis".

Por su parte, Emilio J. González, profesor de Economía de la Universidad Pontificia Comillas, Icade (@UCOMILLAS), pone de relieve que "se deben garantizar los servicios esenciales a las personas. Se trata de protegerlas, no de hundir aún más a quien pierda su empleo, aunque sea de forma temporal, a causa del brote de coronavirus. Las dimensiones sociales del problema siempre se deben tener en cuenta. Por ello, es muy importante la aprobación de un programa de transferencias a los grupos más vulnerables, así como garantizarles la continuidad en la percepción de los servicios esenciales de agua, luz y comunicaciones".

La moratoria de hipotecas, celebrada por los consumidores

Una de las medidas más reclamadas por las asociaciones de consumidores era la moratoria del pago de hipotecas. En este sentido, la presidenta de ASUFIN, Patricia Suárez (@WonderWomanPSR), afirma que "era absolutamente necesario que una medida así se abordase desde lo público para evitar que desde las entidades financieras sólo impulsen préstamos o refinanciaciones que generan el cobro de intereses adicionales para los afectados". También considera fundamental la moratoria para el pago de las cuotas de autónomos y la agilización en la tramitación de los ERTEs, "si bien esperamos que sean supervisados con celo por parte de las administraciones para que no desemboquen en despidos injustificados".

Para ADICAE (@ADICAE), los acuerdos adoptados por el Consejo de Ministros suponen "un primer paso acertado en la puesta en marcha de medidas para que los derechos de los consumidores no sufran retrocesos ni vulneraciones. En el caso de la moratoria hipotecaria, resultará clave que la consideración de consumidor vulnerable no se restrinja de tal forma que se impida la aplicación de la moratoria a todos aquellos consumidores que la necesiten".

Los autónomos, “olvidados” según ATA y el PP

Las mayores críticas al plan de choque del Gobierno proceden de los autónomos. Así, el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor (@lorenzoamor_ata), se queja de que el Gobierno deje "en la cuneta a los autónomos" con su plan de choque. Amor ha explicado que se facilita la prestación de paro que ya tienen los autónomos y por la que cotizan, pero en cambio “no suspende las cuotas de autónomos en un momento donde no ingresamos nada". 

En este sentido, el economista Javier Santacruz asegura que entiende a los autónomos en sus quejas, "pero el Gobierno tenía que optar o por ayudar a las empresas financiando el parón de actividad o hacer una moratoria de impuestos; y creo que ha acertado eligiendo lo primero".

También crítico se ha mostrado el Partido Popular, por medio de su secretario de Economía, Daniel Lacalle (@dlacalle), que ha tildado el plan de choque económico presentado por Sánchez de "gasto y pequeños parches" y ha recalcado que pymes y autónomos son los "olvidados". "Y encima tira de 83.000 millones ¡del sector privado!", remacha Lacalle, que considera que flexibilizar el acceso a la prestación por cese de actividad para los autónomos, compatible con la flexibilización de la cuota a la Seguridad Social, es como decir "nada".

Todas las medidas de ayuda a familias y empresas

Apoyo a las familias más vulnerables por la crisis

-600 millones de euros para servicios sociales con especial atención a personas mayores y dependientes. Se harán transferencias a las comunidades autónomas y entes locales.

-Se garantizarán los servicios de telecomunicaciones y la protección de los suministros básicos (luz, agua y gas). Durante el próximo mes, los suministradores de energía, gas natural y agua no podrán suspender suministros a aquellos consumidores en los que concurran la condición de consumidor vulnerable o en riesgo de exclusión.

-Moratoria en el pago de hipotecas para primera vivienda para quienes hayan reducido sus ingresos o queden en situación de desempleo.

Apoyo a trabajadores y autónomos

-Se flexibilizan los ERTEs para las empresas que decidan prescindir temporalmente de trabajadores, y se establece que todas las personas afectadas cobrarán la prestación por desempleo, incluso no cumplan los requisitos de cotización. Además, las prestaciones por desempleo cobradas durante el estado de alarma no computarán para posibles despidos futuros. Es decir, esas personas tendrán el contador a cero.

-Impulso al teletrabajo y derecho de las empleados a reducir su jornada laboral, incluso hasta el 100%, para cuidar a familiares, mayores,  o niños.

-Los autónomos podrán acceder a la prestación extraordinaria por cese de actividad cuando deban cerrar sus establecimientos: profesionales que vean caer su facturación un 75% respecto al semestre anterior. 

-100.000 millones de euros para avales y dar liquidez a las empresas.

-2.000 millones para las empresas exportadoras.

-Reestructuración de créditos agrarios.

-Digitalización de pymes.

-Facilitar la suspensión de contratos públicos.

-Impedir el control externo de entidades españolas.

Fondo para la investigación de una vacuna contra el coronavirus

Se dotan 30 millones de euros para el CSIC y el Instituto de Salud Carlos III.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?