Sociedad

Conflicto en el campo: "La movilización ha sido un grito de auxilio"

Pablo Recio

Sábado 8 de febrero de 2020

3 minutos

Un agricultor veterano explica a 65Ymás por qué se ha llegado hasta este punto

Conflicto en el campo: "La movilización ha sido un grito de auxilio"
Pablo Recio

Sábado 8 de febrero de 2020

3 minutos

Como tantos otros agricultores, el exsecretario provincial en Palencia de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (@UPA_Federal), Domiciano Pastor (68 años), ha salido a la calle esta semana para protestar por los bajos precios que se pagan, en origen, por la mayoría de frutas, hortalizas, legumbresverduras​ en el campo español.

Así, tras casi 50 años dedicado al sector (plantando sobre todo remolacha y cereales), este pequeño propietario ha sido testigo directo de la evolución y desregulación parcial del mercado que, según él, ha llevado a la coyuntura actual. "Hemos aguantado mucho, pero era necesario manifestar a los gobiernos autonómicos y al central que la situación es insostenible. O se le pone coto, o el sector agrario va a tener un futuro bastante oscuro. Esta movilización ha sido un grito de auxilio", explica a 65Ymás.

El problema para el agricultor no es tanto la subida del salario mínimo, que considera justa, sino que no se fijen unos precios mínimos. "El mercado no es malo, pero tiene que tener unos controles. Y no me estoy refiriendo a intervencionismo, quiero decir que si no hay unas rentas mínimas, el sector se va a pique. Hace 30 años yo vendía cereales a precios más altos que los de hoy, pero los costes, como el gasoil, los fitosanitarios o la maquinaria, se han multiplicado por 1.000. Para intentar cuadrar todo, hemos aumentado las producciones, pero ha llegado un momento en el que esto no da más", asegura. 

Domiciano

Un cambio progresivo 

Echando la vista atrás, Pastor sostiene que parte de la responsabilidad la tiene la política comunitaria de la Unión Europea. "A partir de los años 80, adoptaron nuevos postulados en favor del mercado y ese cambio de doctrina nos ha tocado. Además, se han cogido unos malos hábitos por los que todos (grandes distribuidores) se tienen que llevar una parte grande y, lo que queda, es para el productor", apunta. 

Lejos quedan, según el agricultor, los tiempos en los que había una regulación económica más beneficiosa para el campo. Y este marco regulatorio se logró, sostiene, gracias a la movilización. "A mí me tocó ser representante de aquella famosa tractorada de 1977, cuando estuvimos una semana en las carreteras de España y se consiguieron cosas como la Seguridad Social Agraria o la Mesa de Negociación de Precios", recuerda.

Sin embargo, actualmente, todo ha cambiado. La mayoría de los productores o cooperativas tienen una relación con los grandes distribuidores que podría resumirse, según Pastor, con la expresión: "Lentejas, o las tomas, o las dejas". Y esta ligación desigual tiene consecuencias económicas directas. "En determinadas ocasiones, acaban quedándose cosechas en la tierra, porque es más costoso recogerlas que lo que luego te dan por ellas", ejemplifica.

Incluso, en comparación con otras épocas, el sector ha perdido peso desde el punto de vista social y ya no tiene el poder de antes, a la hora de presionar a la clase política. "Nos estamos quedando fuera del mercado y de la rentabilidad y, por ello, de la sociedad. Cada vez quedamos menos personas activas. Hoy, somos unos 900.000 que damos empleo a alrededor de dos millones, pero vamos bajando", denuncia.

Asimismo, argumenta, los agricultores suelen ser "más conformistas", aunque no descarta que la situación pueda "explotar en cualquier momento".

Jubilarse en el campo

Finalmente, a todas estas problemáticas hay que sumarle la edad. Y es que gran parte de los pequeños propietarios de tierras son mayores y, según el exsecretario provincial de UPA Palencia, se ven obligados a seguir cultivando sus tierras, porque con la pensión no les da para vivir dignamente. Según el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), la pensión media por jubilación de los trabajadores autónomos agricultores y ganaderos era de 764,06 euros en 2019. 

"Si echamos mano de las estadísticas, se ve que las pensiones más bajas son las de este sector. Se trata de personas con muy pocas rentas, que han intentado evitar gastos, y uno de estos, es la Seguridad Social", comenta. "Al final, lo que han hecho es quitárselo de su propio futuro", concluye.   

Escribe tu comentario aquí 1
1
Paulino González Fernández Hace 9 meses
Por qué alguno de estos "agricultores" no dicen las "prebendas" que el Estado da a los agricultores.Algunos, no se cuantos, han llegado a pagar sus FINCAS,con esas "prebendas", solo a cambio de sembrar cebada o trigo, que luego daba a sus ovejas o vacas.Deberia, tanto el Ministerio de Agricultura como el de Hacienda,informar de lo que se "llevan" por esas "prebendas"¿no?