Cómo

Cómo pedir al ayuntamiento que se lleve un mueble viejo que ya no quieres

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Lunes 13 de enero de 2020

6 minutos

Si tiras esos enseres en la calle sin autorización, te arriesgas a que puedan multarte por ello

Cómo pedir al ayuntamiento que se lleve un mueble viejo que ya no quieres
Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Lunes 13 de enero de 2020

6 minutos

Puede ser que vayas a hacer una mudanza o que optes por dar un renovado aire a tu salón. En ese momento, decides cambiar algunos muebles viejos de tu casa, pero no puedes deshacerte de ellos de cualquier forma o tirarlos directamente en la calle. Si ya no quieres ese antiguo armario o esa mesa deteriorada por el tiempo, puedes hacer uso de los servicios públicos que ofrecen muchos de los ayuntamientos de nuestro país.

De lo contrario, si los abandonas junto a la basura ordinaria, corres el riesgo de ser multado por ello. Hasta 900 euros de sanción en localidades como Getxo (@GetxoUdala), que lo consideran una falta grave dentro de su reglamento municipal.

Cómo pedir al ayuntamiento que se lleve un mueble viejo que ya no quieres

¿Cómo funcionan este tipo de servicios municipales?

Lo primero que debes hacer es informarte en tu propio consistorio del funcionamiento de este tipo de sistema de recogida de muebles. Y es que en la mayoría de los casos, este procedimiento se lleva a cabo en un punto establecido para ello o bien dejándolos en la calle pero a la hora y el día que te marquen. Normalmente, este servicio está activo de lunes a domingo en vía pública y se efectúa por la noche para causar menos molestias al resto de vecinos. Y, además, sin coste alguno para el ciudadano

Por ejemplo, como explican desde el Ayuntamiento de Vitoria (@vitoriagasteiz), lo primero es pedir cita en este departamento, vía telemática o por teléfono, para que los operarios municipales se lleven cualquier enser voluminoso: desde muebles, pasando por colchones, puertas, sofás y hasta sillas o somieres.

Como norma general, se deben depositar lo más cerca posible de los contenedores habituales de residuos y en el horario indicado para tal fin. Si, además, sospechas que ese objeto está infectado de parásitos, debes comunicarlo al hacer esta solicitud. En esta ocasión, como te explicarán, deberás bajarlo de casa convenientemente envuelto para no afectar al entorno. 

Pero si lo que necesitas es deshacerte de tu vieja lavadora o cualquier otro aparato electrónico de gran tamaño, al comprar una nuevason los propios comercios de venta los que se ofrecen a recoger el antiguo modelo que ya no necesitas en tu cocina.

Otra idea en pro de la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente es que traslades ese mueble por tu cuenta para depositarlo en los diferentes puntos limpios instalados en tu ciudad. Allí se encargarán del adecuado reciclaje de todas las piezas. 

Cómo pedir al ayuntamiento que se lleve un mueble viejo que ya no quieres

Algunas ideas más

Por el contrario, si en tu municipio no existe este servicio especial de recogida, siempre puedes optar por una de estas tres soluciones: 

  • Donar el mueble. Busca cerca de tu domicilio alguna asociación que necesite mobiliario para sus instalaciones o una familia desfavorecida. Pero recuerda, esto no quiere decir que debas dejar los muebles que están en un mal estado. Entidades como Emaus (@GrupoEmausFS) y DonaMuebles (@DonaMuebles) también recurren a su venta en rastrillos solidarios para sacar un dinero muy útil para personas que lo necesitan.
  • Venderlo en tiendas de segunda mano. Algo que también podrás hacer por medio de Internet para sacar un dinero extra. Eso sí, igual que en el caso anterior, nadie te comprará un armario que se cae a pedazos. 
  • ¿Y si guardas ese mueble de herencia familiar? Puede que ahora no vaya muy acorde con la nueva decoración de tu habitación, pero siempre puedes guardarlopor su valor simbólico y sentimental. Para ello, hay empresas de alquiler de trasteros.

Siempre puedes darle un nuevo aire a ese mueble

Si estas recomendaciones te convencen y quieres conservar esos enseres, decídete por darles una nueva vida por medio de su restauración. Pintar, barnizar, modificar algunos de sus elementos o darle un nuevo uso son algunas de las claves. Y es que lo que ahora se lleva es apostar por el reciclaje manual, ya no solo como medio para no generar más residuos, sino como una nueva afición de lo más relajante.

Por ejemplo, puedes usar esa antigua cómoda familiar como una improvisada isla para cocinar y guardar alimentos, puedes transformar los cajones en estantes para la pared, crear una mesa de diseño con lo que antes era la puerta del despacho o hacer un mueble bar con un escritorio que ya no usas. 

Pero antes de ponerte manos a la obra, es bueno que te apuntes a algún curso o taller que haya en tu ciudad. Además, es fundamental tener en cuenta estos consejos básicos:

  • Haz un repaso general del estado de ese mobiliario para eliminar no solo los restos de suciedad o manchas, sino todos aquellos elementos que pueden ser peligrosos, como alambres o puntas salientes. Lo mismo que si encuentras "inquilinos" insospechados, como termitas.
  • Haz una buena limpieza y deja que se seque al aire antes de aplicarle una nueva capa de pintura o barnizarlo de nuevo. 
  • Y si es necesario, cambia algunas piezas rotas y que estén deterioradas por el paso del tiempo o la posible humedad de tu trastero.