Practicopedia

Diferencias entre seguros contra daños y seguros de personas

65ymás

Foto: Bigstock

Domingo 19 de julio de 2020

3 minutos

En ambos, el asegurador se compromete a indemnizar el daño o a satisfacer la prestación acordada

Diferencias entre seguros contra daños y seguros de personas

Los seguros se clasifican en seguros de personas y contra daños. En los seguros de personas se incluyen los seguros de vida, de accidentes, de enfermedad, de asistencia sanitaria y de decesos.

 

Los seguros de vida se contratan para disminuir el impacto económico de ciertos acontecimientos que pueden afectar la vida de las personas. Se puede suscribir un seguro de vida para “caso de fallecimiento”, por ejemplo, para que, tras el fallecimiento de una persona, sus hijos (beneficiarios) no tengan problemas económicos; o para “caso de supervivencia”, como cuando un trabajador contrata un seguro de jubilación para que no disminuyan sus ingresos totales cuando se jubile.

 

El precio de estos seguros de vida (prima) está determinado por los factores de riesgo. Las personas cuyas circunstancias o actividades representan mayor riesgo pagan primas más elevadas que la media, como por ejemplo los fumadores, los que tengan trabajos peligrosos o los que practiquen deportes de alto riesgo.

Otros seguros de personas

Aseguran determinadas circunstancias que puedan afectar la integridad corporal o el estado de salud de las personas:

De accidentes: El asegurador se obliga a pagar al beneficiario de la póliza una indemnización en caso de que el asegurado sufra un accidente que le ocasiona la muerte o una invalidez permanente o temporal.

De enfermedad: El asegurador debe reembolsar la totalidad o un porcentaje de los gastos de asistencia médica y farmacéutica cuando el asegurado se encuentra enfermo. También puede acordarse que el asegurador indemnice con una determinada cuantía que, en caso de invalidez permanente, suele ser un pago único y, en caso de incapacidad temporal, una renta diaria o mensual.

De asistencia sanitaria: El asegurador cubre los costes de asistencia sanitaria del beneficiario. En este seguro es importante tener en cuenta las posibles exclusiones de cobertura por enfermedades anteriores del asegurado.

De decesos: El asegurador se hace cargo de los servicios funerarios cuando el fallecimiento se produzca dentro del periodo de cobertura del seguro. Puede incluir incluso repatriación.

Contra daños

En estos seguros el riesgo cubierto recae sobre los bienes o sobre el patrimonio de las personas. Los más comunes son:

Seguros de hogar: Incluyen, en un mismo contrato, una variedad de coberturas que afectan a la titularidad de una vivienda, como son incendio, daños por agua, robo, responsabilidad civil, pérdidas pecuniarias, defensa jurídica, etc. A la hora de contratar este seguro debe tener claro si está cubriendo los daños que afecten a los elementos fijos del edificio o vivienda, el “continente”, como instalaciones, paredes, cañerías, instalación eléctrica, ventanas, suelos, sanitarios, etc., o bien el “contenido” de su vivienda, es decir, muebles y pertenencias. Y recuerde que sólo estarán cubiertos los riesgos que aparezcan contratados.

 

bigstock The Homeowner s Hand That Prot 365682382

 

Seguro de responsabilidad civil: Es el seguro patrimonial más conocido. Si el asegurado es responsable de daños y perjuicios causados a terceros, el asegurador se obliga a pagar la indemnización correspondiente.

Seguro de vehículos: En España, todo propietario de cualquier vehículo está obligado a contratar un seguro de responsabilidad civil por daños ocasionados a terceros. Por este seguro se cubren los daños causados por el conductor, independientemente de quién sea el propietario del vehículo. Además de las coberturas obligatorias, en este seguro se pueden contratar también coberturas para daños al propio vehículo. Ten en cuenta que el seguro obligatorio no cubrirá los daños y perjuicios ocasionados por las lesiones o fallecimiento del conductor causante del accidente, los daños sufridos por el vehículo asegurado ni las cosas en él transportadas.

Por último, también existen los seguros vinculados a préstamos hipotecarios. Cuando se compra una casa mediante préstamo hipotecario, la entidad de crédito suele exigir la contratación de un seguro contra daños en la vivienda por un importe igual al valor de tasación del inmueble (excluído el valor del suelo, que no es asegurable). También son frecuentes los “seguros de amortización de préstamos”, que son seguros de vida en los que el banco es el beneficiario, para garantizarse el cobro de la deuda en caso de fallecimiento del prestatario.

1
Francisco Pelaez Hace 3 meses
En caso de incendio puede pasar que exista un "doble" seguro respecto de los daños materiales en continente. Uno el propio de la propia vivienda donde se cause el incendio y otro el seguro de la propio comunidad. En este caso, el perjudicado no cobra dos veces, se paga por un solo concepto, prorrateando el total del perjuicio entre las primas de las dos aseguradoras. En caso de siniestro de automovil, casi todas las aseguradoras, contratan seguro conductor, independiente del causante del s