Practicopedia

¿Soñando con comprarte un barco? Todo lo que debes saber sobre puntos de amarre en España

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 30 de diciembre de 2019

4 minutos

Si hacerte a la mar es tu ideal de jubilación, además de la embarcación necesitas buscar puerto

¿Soñando con comprarte un barco? Todo lo que debes saber sobre puntos de amarre en España

Pensar en el posible retiro ideal, una vez finalizada la etapa más intensa de actividad laboral, es algo que en un momento dado cualquier persona se plantea y hay tantos planes “perfectos” como gustos y preferencias. Son muchos los que ven en el mar el mejor entorno para llevar un envejecimiento activo, combinando el relax con sus aficiones favoritas, desde la pesca hasta el simple placer de la navegación.

Para hacer realidad el sueño, no solo necesitas una embarcación deportiva o de recreo, de más o menos metros de eslora, sino además un lugar seguro donde dejarla. Encontrarlo puede resultar más complicado (y caro) que adquirir el propio barco.

barcos puntos de amarre

¿Qué legislación se aplica a los puntos de amarre?

Antes de lanzarte a convertir en realidad esa idea que siempre has tenido en mente, debes saber cómo funciona un puerto deportivo. Estos puertos, enclavados en zonas consideradas marítimo - terrestres son bienes de interés público con especial protección jurídica. Son propiedad del estado aunque la competencia en cuanto a su construcción, remodelación o gestión está transferida a las comunidades autónomas.

A su vez, cada comunidad puede decidir si encargarse ella misma del puerto, mediante gestión directa, o bien cederla a una empresa por un determinado número de años. Hasta hace unas décadas, el tiempo máximo de esa cesión era generalmente de 30 años, aunque algunas comunidades ya han puesto en marcha reglamentos para extenderla a los 50 e incluso a los 75, como señala la Federación Española de Asociaciones de Puertos Deportivos y Turísticos (@feapdt).

Abogados especialistas en esta materia, explican que los puntos de amarre funcionan en régimen de concesión, es decir, aunque compres uno, en realidad lo que adquieres es un derecho de uso preferente durante los años de vigencia de la concesión portuaria. Transcurrido este tiempo, tendrías que renovar tu derecho de amarre.

También es posible la opción del alquiler, bien por un periodo de corta duración (días o semana) o por largas temporadas (meses o años). En este caso tendrías los mismos derechos que el "propietario".

barco puntos de amarre

¿Cuánto cuestan y qué gastos implican?

Como cualquier otro bien, el precio de un punto de amarre lo va a fijar principalmente la oferta y la demanda. Las diferencias en cuanto a tarifas, tanto de compra-venta como de alquiler, son muy dispares y dependen fundamentalmente de dónde esté ubicado el puerto deportivo y de los servicios que ofrezca. No resulta difícil imaginar que los precios de un punto de atraque en Puerto Banus, en las Islas Baleares, en el Puerto de Marina Port Vell de Barcelona o en el de Sotogrande en Cádiz, resultarán bastante más elevados que otros que puedas encontrar en zonas costeras menos cotizadas. En este sentido (y para que no te asustes) son muchas las localidades que tienen varios puertos de este tipo. Junto al súper puerto de yates exclusivos, suele haber, a no excesiva distancia, otros con menos “poderío” pero perfectos para atracar tu "barquito" con las mismas garantías.

El punto de amarre ofrece unas instalaciones y también una serie de servicios, en cuyo mantenimiento debe colaborar el “propietario” obligatoriamente mediante la correspondiente cuota. Limpieza, suministro de electricidad, personal de seguridad, facilidad en cuanto a reparaciones... En cuanto a los derechos, el primero por supuesto es poder dejar tu barco amarrado cuando quieras y en la mayoría de puertos deportivos es posible alquilar ese espacio a terceros si lo estimas oportuno (siempre habrá que consultar la normativa específica de cada puerto).

barcos puntos de amarre

¿En qué fijarte al elegir un determinado punto de amarre?

Lógicamente el puerto ideal es aquel al que puedes acceder con mayor facilidad porque se encuentra más cerca de tu lugar de residencia habitual o de veraneo, pero, a veces, por precio, puede compensar adquirir el punto de atraque en otro que esté algo más alejado. También resulta obvio que tendrás que adquirir o alguilar uno apropiado para las dimensiones de tu embarcación.

Es muy importante tener en cuenta las condiciones de seguridad que ofrece el puerto, tanto a nivel de protección frente a posibles inclemencias del tiempo (diques de contrastada eficacia frente a temporales y grandes mareas) como en lo que referente a los posibles servicios de vigilancia, que garanticen que tu barco estará protegido mientras esté en puerto. Generalmente el puerto no se hace responsable de cualquier percance o daño que pueda sufrir  tu embarcación.

Comprueba también que las instalaciones son adecuadas y que existen servicios extra que resultan especialmente útiles: vestuarios, duchas, tomas de electricidad y agua para la embarcación, gasolinera en el propio puerto, bar o restaurante…

Por último, si no eres un experto patrón, comprueba la facilidad que ofrece el punto de amarre a la hora del atraque. Igual que ocurre con las plazas de garaje, unas permiten dejar el barco perfecto y “a la primera” y otras requieren complejas maniobras. Si puedes elegir, las mejores son las que cuentan con “finger”, es decir, con una pequeña separación, tipo mini pantalán, entre embarcaciones que delimita perfectamente el espacio que corresponde a cada una de ellas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?