Festival Holi para recibir a la primavera en la India (bigstock)

Todo el mundo tiene planes de futuro. Los mayores también. Dicen los historiadores que se tiene que estudiar el pasado para entender el presente e imaginar el futuro. Entender de dónde venimos es fundamental para ayudarnos a proyectar el futuro más próximo y lejano. Se empeñan algunos pesimistas en decirnos que los mayores sólo tenemos presente. Por favor, no hacerles caso.

Cada uno de nosotros tiene pasado, presente y tenemos planes de futuro. Tenemos ideas, pero mayormente tenemos sueños: nosotros mismos somos los arquitectos de nuestra vida.

Para cuando termine todo esto del virus covid-19, querremos recuperar nuestra vida habitual, ver y abrazar a nuestros hijos, nietos, hermanos, familiares y amigos. Viajar, pasear o tomar un café en un bar, asistir a nuestras clases y tertulias, visitar museos, ir al cine y al teatro, seguir con mi compromiso de voluntario. Pasear por el parque, la montaña o la playa, Escribir, hacer deporte, pintar, leer, estudiar, debatir, discutir… Los mayores, somos muy activos y participativos.

A los mayores nos quedan por hacer muchas cosas, tanto de forma individual como en nuestras asociaciones y colectivos de mayores. Tenemos que dar todavía mucha guerra.

Pienso en los planes de futuro, quisiera empezar a estudiar otras lenguas extranjeras como es el inglés, y el ruso, y quiero visitar y recorrer en el tren transiberiano toda Rusia. Otros de mis sueños es viajar con mi pareja y conocer nuevos países, nuevas culturas, etc. El país que más me atrae es la India, por sus religiones, naturaleza, sus monumentos y la forma de vivir diferente a la de nosotros. Quiero dar la vuelta al mundo.

Quiero terminar mis estudios universitarios de mayores, que comencé el año pasado. Quiero correr el maratón de Nueva York, escribir mis memorias, ayudar a salvar al planeta… y tener buena salud. Quiero cumplir todos mis sueños, ser feliz y hacer felices a todos los que me rodean. ¿Es una utopía?

Entre los escritos de Marie Curie he encontrado esta reflexión que viene muy bien en estas circunstancias que estamos viviendo: ”Nada en la vida debe ser temido, solamente debe ser comprendido. Ahora es el momento de comprender más, para poder temer menos.


Blas Esteban Barranco, es presidente de la Confederación Española de Aulas de la Tercera Edad (CEATE) y miembro del Comité Asesor de 65Ymás.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?