Fernando Ónega
Opinión

El dato más triste, la mujer

Fernando Ónega
El dato más triste, la mujer

Terminaron las marchas de los pensionistas, y terminaron a lo grande: con una concentración ante el Congreso. Los marchistas de la carretera se vieron multiplicados por 500. Ese fue su segundo éxito. El primero, hacer cientos de kilómetros entre el afecto de quienes se cruzaron con ellos. Terminada la odisea, no me gustó que se intentara politizar, con dirigentes de Podemos entre los manifestantes y palabras de ofensa contra quien iguala la subida de las pensiones al IPC. Pero quedan claras las reivindicaciones del pensionista español. Y este cronista anotó un dato especialmente doloroso: una de cada cuatro mujeres mayores de 65 años está en el umbral de la pobreza. Un millón no cobra pensión y otro millón cobra menos de 500 euros. Todavía queda mucho, y muy lacerante, que corregir. Especialmente ante los menos afortunados. Y las menos afortunadas.

 

Sobre el autor:

Fernando Ónega

Fernando Ónega

Fernando Ónega (Mosteiro, Pol, Lugo, 15 de junio de 1947) es periodista y presidente del Comité Editorial de 65Ymás. Fue director de prensa de la Presidencia del Gobierno de Adolfo Suárez, siendo el autor de buena parte de sus discursos, entre ellos el conocido "Puedo prometer y prometo", que inspiró su sección diaria en Más de uno, el programa de Carlos Alsina, llamada Puedo opinar y opino.

Además, fue director de informativos en varias cadenas de radio, mientras que en 1992 y 1993 asumió el cargo de director de Onda Cero. Desde abril de 2015, colabora en Más de uno, así como en La Brújula, con una carta diaria en el programa de Juan Ramón Lucas. Desde el año 2019 es además presidente del Comité Editorial diario 65Ymás, la voz de los mayores, donde escribe una columna de opinión diaria.

También analiza la actualidad cada día a las siete de la mañana, planteando los temas de la tertulia una hora después. En 2020 recibió el Premio Ondas, galardón que reconoce casi 40 años de análisis político diario en la radio. Un cronista imprescindible desde los primeros tiempos de la transición. Una voz escuchada y respetada por su rigor y su neutralidad.

… saber más sobre el autor