Hipoteca

A la banca española solo le faltaba esto: que los tribunales le obligasen a devolver los intereses cobrados por el referencial hipotecario conocido como IRPH. Soy tan lego que, después de estar hipotecado toda mi vida, nunca supe que existía esa referencia para el precio de los créditos. Pero eso solo sirve para justificar mi ignorancia. Lo que resulta inquietante es que el IRPH haya sido como las cláusulas suelo, las preferentes y otras historias que andan por los juzgados. Lo que resulta alarmante es que tal sucesión de episodios haga pensar a mucha gente que es verdad lo que sospechaba: que los bancos son una especie de ladrones de cuello blanco que se aprovechan de los incautos y desinformados, que somos la mayoría y, por supuesto, de los viejecitos. Díganme que no es verdad. Lo necesito escuchar.