Experiencia

María Galiana, la profesora de Historia que se reinventó como actriz a los 50 años

Antonio Castillejo

Lunes 20 de enero de 2020

3 minutos

A sus 84 años la veterana y popular actriz ganadora de un Premio Goya continúa trabajando sin cesar

María Galiana, la profesora de Historia que se reinventó como actriz a los 50 años. Foto: EuropaPress
Logo Grandes Activos
 

Nuria Espert I Lola Herrera I Concha Velasco I Rosa María Sardà I Carmen Maura I Loles León I Charo López

Tan sevillana como el barrio de Triana en el que nació hace en 1935, María Galiana Medina estudió Filosofía y Letras e Historia y fue profesora de Historia e Historia del Arte en cuatro diferentes institutos de Sevilla. De hecho en Montequinto, un barrio de la sevillana localidad de Dos Hermanas hay un instituto público que lleva su nombre. Su vida durante 38 años fue dar su clases y después volver a su casa para arreglarla, hacer la comida y cuidar de sus cinco hijos.

Trabajó como profesora hasta que en el año 2000 decidió jubilarse, tal vez animada por el hecho de que aquel año recibió el Goya a la Mejor Actriz de Reparto por Solas, la película que rodó en 1999 Benito Zambrano, un sobrio, duro y cautivador drama sobre la soledad, la pobreza y los sueños ahogados en alcohol en el que la actriz da vida al papel de una madre y esposa abnegada y sufridora.

María Galiana nunca había pensado dedicarse a la interpretación ni ha estudiado para ello, aunque haya reconocido que dotes tiene. Fue una de sus alumnas la que en 1985 le ofreció participar en la ópera prima de un grupo de aficionados sevillanos dirigidos por Francisco Perales. La película se titulaba Madre in Japan y a sus 50 años a la profesora le pareció buena idea participar rodando a ratos libres y en fines de semana. A partir de ahí le llovieron los papeles. Un buen día el actor Juan Diego la llamó para hacer una película y María se trasladó a Madrid a una pensión que le encontró uno de sus hijos que estudiaba Periodismo en la capital después de haber pedido permiso sin sueldo en el Instituto Ramón Carande de Sevilla.

Después llegaron sus participaciones en las series de TVE Juncal, Juntas pero no revueltas, La mujer de tu vida y Turno de oficio; Andalucía, un siglo de fascinación en Canal Sur y Petra Delicado para Telecino además de la TV-Movie La seducción del caos

María Galiana y Paco Rabal en 'Juncal'

Por si eso fuera poco, también vinieron las películas con José Luis García Sánchez (Pasodoble, La noche más larga, Tirano Banderas, Suspiros de España), Manuel Gutiérrez Aragón (Malaventura, El rey del río), Fernando Trueba (Belle Époque), Jaime de Armiñán (El palomo cojo), José Luis Cuerda (Así en el cielo como en la tierra), Pedro Olea (Más allá del jardín), Vicente Aranda (Libertarias) y Pilar Távora (Yerma). Eso sin contar su debut en el teatro con El hombre que murió en la guerra de los hermanos Machado, La casa de Bernarda Alba de García Lorca, El lindo don Diego de Agustín Moreto a las que siguió en 2000 Las Troyanas de Eurípides en el Festival de Teatro Clásico de Mérida.

Tras recibir el Goya en el año 2000 hizo otras tres películas Plenilunio de Imanol Uribe, Fugitivas dirigida por Miguel Hermoso y Más pena que gloria con Víctor García León. Pero fue en 2001 cuando su carrera interpretativa dio un inesperado giro y le ofrecieron en papel de Herminia, la entrañable abuela de los Alcántara en la serie de TVE Cuéntame cómo pasó. Su popularidad creció como la espuma y María lleva ya 19 años colándose, con nuestro pleno beneplácito, en nuestras casas una temporada tras otra.

María Galiana en Cuéntame

María ha confesado que para preparar el papel de Herminia se inspiró en la madre de su padre. “Mi abuela María era como Herminia. Muy seca, prudente, que nunca cuenta a unos los trapos sucios de los otros, hacedora de la paz, que siempre busca la unión familiar y que nunca cuenta sus penas. Una mujer con un carácter agradable, pero que no es dulce. Recia, con unos valores muy claros, muy amplia de mente, muy tolerante y con una moral intachable”. 

A partir de ahí no ha parado de trabajar compatibilizando su participación en Cuéntame con los rodajes de Una pasión singular de Antonio Gonzalo, Roma dirigida por Adolfo Aristarain, Tapas con Juan Cruz y José Corbacho, Pura sangre a las órdenes Leo Ricciardi, La caja bajo la dirección de Juan Carlos Falcón o Los muertos no se tocan de José Luis García Sánchez. Y eso, además de hacer en teatro Fugadas de Tamzin Townsend y para Canal Sur y TV3, La Mari y La Mari 2.

María Galiana, que asegura que cansan más de seis horas de clase que un rodaje y echa de menos el contacto diario con la juventud que tenía en sus años de profesora ha declarado “vivir en el descuento, aunque no me puedo quejar porque tengo buena salud” y lo único que siente es que, siendo como fue hija única, sus padres no hayan podido conocer su éxito en cine, teatro y televisión.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?