Alimentación

Tiempo de fresas: descubre sus propiedades y cómo sacarles partido

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 16 de marzo de 2020

4 minutos

El delicioso fruto rojo es un poderoso antioxidante que ahora está en su mejor momento ¡aprovecha!

Fresas: perfectas como ingrediente para saludables ensaladas

Su color rojo brillante y su aroma inconfundible son dos de las características que hacen que la llegada de las fresas en primavera no pase desapercibida entre todas las frutas que podemos encontrar en el puesto de un mercado o en el expositor de una gran superficie.

Gustan a casi todo el mundo por su sabor delicado, que va del más dulce hasta, el que incluye matices ácidos, ya que, existen distintas variedades, desde las más pequeñas, hasta los magníficos fresones, sabrosos y más resistentes.

propiedades y beneficios de las fresas

Los buenos nutrientes de las fresas

Casi el 90% del contenido de una fresa es agua y aproximadamente el 7% de su peso lo constituyen hidratos de carbono, tal como explica la Fundación Española de Nutrición (@FENnutricion). Estos dos datos suponen un primer motivo para incluirla en la dieta de las personas mayores, porque son una deliciosa manera de ingerir líquidos que contribuyen a una buena hidratación, manteniendo la ingesta de calorías bajo control. Su contenido en lípidos es insignificante y las fresas aportan cero colesterol. Son excelentes alidadas si de lo que se trata es de lograr un peso saludable o perder algún que otro kilo de más.

Como ocurre con otros de los llamados frutos del bosque, el valor nutricional de este alimento deriva principalmente del aporte extra de vitamina C que implica incorporarlo a la dieta. Tomar 100 gramos de fresas supone ingerir unos 60 mg. de esta vitamina esencial, cantidad que incluso supera a la que pueden aportar algunas variedades de ls imbatibles naranjas.

Ese alto contenido vitamínico, junto a la presencia de antocianinas (tiamina, niacina) y polifenoles como los flavonoides, responsables de su espectacular color rojo, es lo que convierte a las fresas en una de las frutas con mayor capacidad antioxidante a la hora de mantener 'joven' al organismo protegiéndolo de la acción de los radicales libres.

A la acción beneficiosa de los elementos antioxidantes hay que añadir el contenido que poseen en minerales especialmente importantes para salud a medida que la edad avanza. Potasio, para mantener a raya los niveles de sodio que podemos llegar a ingerir; calcio para cuidar la masa ósea y fósforo, para contribuir al buen funcionamiento del sistema nervioso, cerebro incluido, están presentes en las fresas, tal como recoge la Base de Datos Española de Composición de Alimentos (BEDCA). Estas suntancias son sin duda pequeños tesoros que guarda una fruta perfecta para tomar en cualquier momento. La única precaución que debes tener en cuenta a la hora de incoporar las fresas a tu dieta es confirmar que no presentas alergia a alguno de sus componentes, ni que padeces dolencias que deseconsejen su ingesta, como sucede, en algunos casos, con los problemas de tiroides.

Trucos para elegir las mejores y conservarlas más tiempo

Son muchas sus ventajas que ofrecen las fresas, pero para el consumidor presentan un pequeño inconveniente: son delicadas y no dudan demasiado tiempo en perfectas condiciones. A la hora de comprarlas, fíjate bien en su color, que debe ser de un rojo brillante y observa que se presentan sin golpes o zonas deterioradas. Las mejores y más frescas son las que conservan también sus hojas y el pequeño péndulo en su base. Unas buenas fresas desprenden un aroma inconfundible. Si no huelen a nada, probablemente también tendrán muy poco sabor.

La mejor manera de guardarlas es fuera de la nevera, en un lugar fresco, salvo que las temperaturas sean elevadas, en cuyo caso no quedará más remedio que meterlas en el refrigerador. Si las compras en la clásica caja pequeña con envoltura plástica, sácalas de este envoltorio al llegar a casa y colócalas en un plato o fuente amplia, de manera que queden holgadas y no choquen entre sí. No las laves hasta el momento en el que vayan a ser consumidas y colócalas en la parte menos fría de la nevera (zona baja generalmente).

la fresa es una fruta muy utulizada en respostería

Buenas ideas para disfrutar de las fresas

Comerlas solas, sin añadirles absolutamente nada es la mejor manera de saborearlas, pero si quieres puedes sorprender con mil opciones donde este fruto rojo sea protagonista. Puedes preparar infinidad de postres, desde las clásicas fresas con nata, hasta los deliciosos bombones que obtendrás si las sumerges en chocolate (mejor negro) y dejas que se endurezca en la nevera la deliciosa capa que las cubre. Son perfectas, además, para crear coloridas brochetas de frutas, por ejemplo con kiwi, pera y plátano, o para añadir antioxidantes naturales a cualquier ensalada.

Añádelas troceadas a tus yogures o incorpóralas a zumos y batidos. Su mezcla de sabor dulce – ácido las convierte en un ingrediente ideal para cocinar carnes, especialmente si se trata de platos de aves al horno. Prueba a incorporar algunas al tradicional pollo asado y verás que obtienes una original y deliciosa salsa. ¿Quieres un primero distinto? Haz una ensalada caprese, cambiando las rodajas de tomate por fresas laminadas (junto a la mozzarela y la albahaca fresca)… rocía con aceite de oliva y tendrás un plato saludable y completo. Por último recuerda que por estas fechas suelen estar bien de precio, buen momento para aprovechar y hacer una estupenda mermelada de fresas casera y natural que podrás saborear durante semanas.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?