Cuídate

Quizá no es buena idea comprar tus lentillas por Internet (y te damos los motivos)

Victoria Herrero

Foto: Europa Press /COOCYL

Sábado 18 de mayo de 2019

3 minutos

En la red no te pueden hacer una valoración profesional de la lente que mejor se ajusta a tu ojo

Es mejor no comprar lentillas por Internet
Victoria Herrero

Foto: Europa Press /COOCYL

Sábado 18 de mayo de 2019

3 minutos

Internet es un gran escaparate donde uno puede comprar y vender de todo. Desde viajes, pasando por los muebles de la casa, la ropa de baño de este verano o entradas para el concierto de tu vida. Sin embargo, la red choca en ocasiones con la salud de los usuarios, ya que no son pocas las voces que desconfían de ciertos productos online. Y uno de ellos son las lentillas para tus ojos.

No compres lentillas a distancia

Ofertas no faltan en miles de páginas en la web con solo echar un vistazo. Pero te puede salir caro si compras estas lentes de contacto a distancia y sin la debida calidad, como defienden desde Sanitas (@sanitas). Estos especialistas concretan en varios puntos las desventajas de hacerte con unas lentillas a través de Internet:

  • A través de la pantalla de tu ordenador o de tu móvil no te pueden hacer una revisión de tu vista ni asesorarte profesionalmente de si puedes o no llevar lentillas. Hay personas a las que les resulta imposible ya que les provocan irritaciones u otras complicaciones, y eso solo lo puede determinar un oftalmólogo. 
  • Adquirir lentillas no es probarse una prenda de ropa y pagarla. Antes de llevarte las lentillas a tu casa para empezar a usarlas es necesario que tu óptico te asesore y te instruya en cómo debe ser su colocación correcta para que no te dañe el ojo. 
  • Solo con una visita presencial a una óptica podrán aconsejarte las lentillas que mejor se ajustan a tu patología de visión
  • Las ofertas de packs baratos de lentillas puede que escondan productos de mala calidad que a la larga te provoquen lesiones más graves como alergias, molestias, daños en la córnea o intolerancia a los líquidos en los que se mantienen las lentillas.

Trucos para aprender a ponerte unas lentes de contacto

​No solo se trata del gusto estético de vernos sin gafas. Las lentillas forman parte del cuidado de tus ojos, por tanto es importante que lleves siempre una adecuada rutina para mantenerlos sanos. Pero antes de ello y si eres amateur en esto de colocarte una delicada lente de contacto, no te pierdas estos pasos, que siempre debes practicar de forma previa con un óptico a tu lado: 

  • Manos bien limpias, con agua y jabón antibacteriano y bien secas, y nada de llevar los ojos pintados.
  • Comprueba que no tienes la lente del revés. Un truco: ponlas a la luz y mira sus bordes. Si están hacia afuera, no están en la posición correcta. 
  • Con una mano sujetas la lentilla y con la otra ayudas a abrir tu ojo bajando el párpado inferior y subiendo la mira hacia el techo. Debes hacerlo sin miedo y con firmeza, pero de forma suave. 
  • Para quitártela, abre bien el ojo y con los dedos en forma de pinza coge la lentilla. 
  • Y recuerda, no aprenderás a ponerte la lente en un solo día, ni en dos. Paciencia si tienes que pasarte por la óptica varias veces para practicar.